Elecciones en Estados Unidos, comunicación política y comunidades latinas

US Election Analysis 2016: Media, Voters and the Campaign. Early reflections from leading academics

US Election Analysis 2016: Media, Voters and the Campaign. Early reflections from leading academics

Unas semanas antes de que concluyeran las campañas electorales en Estados Unidos, Darren Lilleker, Daniel Jackson, Einar Thorsen y Anastasia Veneti, académicos expertos en comunicación política, abrieron una convocatoria mundial para crear un libro en el que investigadores de todo el mundo pudieran publicar sus primeras impresiones sobre este proceso electoral. La idea es presentar una primera reacción sobre este proceso político, con un énfasis especial en la dimensión comunicativa. El libro se publicó una semana después de las elecciones en Estados Unidos y contiene una interesante y ecléctica colección de ensayos sobre este proceso electoral. En esta publicación yo participé con el artículo “Una campaña bilingüe: la comunicación política de Hillary Clinton hacia las comunidades Latinas”. Este es el primer artículo de un proyecto de investigación que empecé a mediados de 2016 y que ahora es parte de mi disertación local.

En este enlace se puede descargar la publicación completa (‪goo.gl/uQxenN ), y en este se puede leer el artículo que escribí (‪http://goo.gl/j4jhOn ).

A Bilingual Campaign: Clinton’s Latino Political Communication

By Juan S. Larrosa-Fuentes

Throughout the 2016 Untied States campaigns, candidates, politicians, journalists and laypersons discussed issues about national identity, class, gender, and race. Among these matters, there was an intense conversation about Latinos as a growing minority group that is gaining political, economic, social and cultural power in the United States. In this electoral cycle, 27.3 millions of Latinos were eligible to vote, and according to the exit polls, Latinos cast 11% of the total votes. At the end of the election, Hillary Clinton received 62% of the Latino vote and Donald Trump 29%.

The Latino issue was part of the national political agenda before the presidential campaigns started. Scholars, journalists, and commentators characterized the Hispanic/Latino voters as a “sleeping giant,” and they tried to predict the power of this group to shape the United States electoral map. However, the issue became more relevant because Trump spent a significant part of his campaign attacking and criticizing Latinos. In June of 2015, when he announced his presidential candidacy, Trump referred to Latinos and Mexicans in particular as “criminals and rapists” and expressed that he had the intention of building a wall on the Southern border. In contrast, Clinton developed a campaign that advocated for defending minorities. She reacted to many of Trump’s attacks against Latinos but also built an enormous political communication machine to outreach these communities across America.

The Clinton campaign created national and local teams for Latino outreach. These teams deployed a bilingual campaign in English and Spanish to inform Latinos about Clinton’s policy proposals, campaign activities, media appearances, and reactions to political junctures. By and large, the Latino outreach team created a communicative structure to spread the political messages through interpersonal, group, mass, and digital communication. Some of these political messages were part of the general campaign, and others were crafted specifically for Latinos (i.e., immigration reform, education, and employment).

Four central mechanisms informed Clinton’s Latino political communication machinery. First, this campaign created a large ground game structure through all the country. Clinton had dozens of offices that were in charge of two communication processes: phone-banking and canvassing. Clinton’s staff recruited volunteers who made millions of phone calls and had bilingual face-to-face conversations with potential voters. This strategy had the goal of persuading citizens to register to vote, to explain the basic information about the elections (i.e., voting day and polling locations), and to convince undecided voters to support Clinton.

Second, during the campaigns Clinton had rallies in different towns and cities across the country. In these events, the candidate communicated her policy proposals, her opinions about the political campaign, and attacked the plans and ideas of the Republican candidate. Clinton rallied several times in states with a strong Latino presence such as Florida, Nevada, and Arizona. Moreover, Clinton used his running mate, Tim Kaine, to outreach Latinos during the rallies. Tim Kaine knows how to speak Spanish and he used this language to deliver public speeches to Latino audiences—for example, in Arizona, he gave the first Spanish language speech in an American election.

Third, the campaign had a strong presence on mass media—especially on television. Throughout the Primaries and the General Election, Clinton’s campaign produced and broadcasted radio and TV ads for that stressed the importance of the Latino voters, and that narrated the stories of Latino children, students, millennials, and soldiers in the United States. Also, Clinton’s campaign relied on Telemundo and Univision, two Spanish-speaking national television networks. Clinton and Kaine were interviewed by journalists of these networks and appeared on entertainment shows such as Buenos Días América and El Gordo y la Flaca.

Fourth, the campaign used digital media for spreading political messages to the youngest segments of the Latino population. Clinton had English and Spanish versions of her web page and Twitter accounts in both languages. The campaign used emails and newsletters for fundraising and spreading information about local rallies and events. Additionally, the campaign used text messages to inform, organize, and protect the vote of Latinos. Finally, digital media platforms were useful communication channels to replicate and broadcast the messages and interactions produced in the other parts of the political communication machinery (e.g., TV and radio ads, interviews, training kits for phone bankers and canvassers, etc.).

The aforementioned paragraphs contain a description of how Hillary Clinton addressed the Latino population. However, this academic endeavor needs to go further. As The Atlantic political reporter, Molly Ball suggested, the 2016 Untied States campaigns were not an electoral cycle about policy, but about identity and culture. In this sense, the 2016 Unites States election analysis asks to go beyond a descriptive phase and dig into a cultural understanding of political campaigns.

Larrosa-Fuentes, J. S. (2016). A Bilingual Campaign: Clinton’s Latino Political Communication. In D. G. Lilleker (Ed.), US Election Analysis 2016: Media, Voters and the Campaign. Early reflections from leading academics (p. 1). Poole, England: The Centre for the Study of Journalism, Culture and Community. Retrieved from http://www.ElectionAnalysis2016.US 

Deja un comentario

Archivado bajo Democracia y comunicación, Diálogo Público, Discurso y poder, Facebook, Internet, Medios de comunicación masiva, Publicidad, Radio, Televisión, Twitter, Wikileaks

De cómo el plagio de Peña Nieto no nada más desnuda al emperador, sino también a la prensa mexicana

Por Juan Larrosa (31 de agosto de 2016)

En semanas recientes el equipo de periodistas encabezado por Carmen Aristegui publicó un reportaje audiovisual en el que se demuestra que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, plagió al menos 28% de la tesis que presentó para obtener el título de licenciado en derecho por la Universidad Panamericana. El problema es muy grave, como ya muchos periodistas, académicos y ciudadanos han señalado. El plagio es problemático porque muestra, una vez más, que las universidades mexicanas no han atenido el tema del plagio de forma seria e institucional, y es especialmente problemático porque el reportaje ofrece información que pinta de cuerpo entero a quien ahora es presidente de México. Pero la discusión sobre el plagio académico de Peña Nieto todavía puede explorarse desde otras vertientes. El trabajo periodístico no nada más vuelve a propinarle un golpe durísimo a la mermada credibilidad de Peña Nieto, también deja muy mal parada a la prensa en México y al sistema de comunicación política durante los procesos electorales.

La democracia, como un sistema político de distribución de poder, ha adquirido distintas formas, tanto teóricas como empíricas. Sin embargo, en todas esas formas, al menos en su manifestación contemporánea, la prensa tiene un papel fundamental. La prensa es una institución que debe ser independiente y autónoma de los poderes públicos, y que tiene por objetivo difundir información sobre lo político y lo público de una comunidad. En pocas palabras, la operación de la prensa se basa en dos trabajos fundamentales. El primero es leer, analizar y mediar la información que procesan los poderes públicos. Así, los periodistas dan a conocer el trabajo de los distintos órdenes de gobierno, el estado de las finanzas públicas, entre otros. El segundo trabajo, y este es fundamental para el argumento de este artículo, es vigilar críticamente el trabajo de las instituciones públicas y sus agentes. Desde este punto de vista, la prensa ha sido llamada por sociólogos y politólogos estadounidenses, como el perro guardián de la democracia. La prensa debe estar dedicada a investigar críticamente las actividades de gobiernos, empresas e instituciones públicas. Estas investigaciones deben ser difundidas para que los gobernantes, pero especialmente los ciudadanos, cuenten con información suficiente para tomar decisiones sobre la administración de lo público.

Esta breve explicación sobre el papel de la prensa en un sistema democrático, al menos en un plano teórico, me lleva a plantear el punto central de este artículo: el reportaje de Carmen Aristegui debió salir a la luz durante las campañas electorales de 2016. En la actualidad, el reportaje es de relevancia pública porque nos da información sobre quién es nuestro presidente. Sin embargo, habría sido mucho más provechoso saber esto antes de las votaciones presidenciales de 2012; incluso habría sido todavía más provechoso tener conocimiento de las malas artes académicas de Peña Nieto antes de que fuera nominado por su partido político. Es difícil especular sobre lo que habría pasado pero, otra vez, desde un plano teórico, el PRI podría haberle quitado la candidatura a Peña Nieto al revelarse esta información, o algunos de los millones de ciudadanos que después votaron por él podrían haberle retirado su confianza para presidir el país.

La prensa mexicana ha fallado, sistemáticamente, en ofrecer productos periodísticos críticos y surgidos a partir de trabajos de investigación. Durante las campañas políticas, como bien lo ha documentado desde hace años el observatorio de medios del ITESO, han tendido a ser reportadas de forma superficial y con poca criticidad por la prensa mexicana. Por supuesto, siempre hay excepciones. Sin embargo, esas excepciones están lejos de llenar el vacío de información autónoma, independiente y crítica, que el sistema político mexicano requiere. Este ejercicio de máximo escrutinio periodístico a Peña Nieto debería ser la regla para el resto de los actores e instituciones públicas de nuestro país. Mientras en México no construyamos una prensa de mayor calidad, el sistema político democrático seguirá siendo altamente insatisfactorio.

Deja un comentario

Archivado bajo Calidad de los medios de comunicación, Democracia y comunicación, Derecho a la información, Discurso y poder, Medios de comunicación masiva, Prensa, Transparencia y rendición de cuentas

Facebook, periodismo, y derecho a la información

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (18 de mayo de 2016)

Imagen tomada del blog de Dick Martin

Imagen tomada del blog de Dick Martin

Desde hace más de diez años, Facebook se ha convertido en una de las plataformas de comunicación más importantes que operan en Internet, pues aglutina a más de mil quinientos millones de usuarios, de los cuales, cincuenta millones se ubican en México. La red social que comenzó como un experimento estudiantil en la Universidad de Harvard ha alcanzado dimensiones inimaginables, incluso para sus creadores. De ser una plataforma de comunicación interpersonal y grupal, Facebook se convirtió en un espacio en donde las personas pueden publicar opiniones y llamados a la acción, trabajar colectivamente a través de grupos públicos y privados, hacer campañas electorales, difundir artículos políticos o anuncios publicitarios y un montón de cosas más.

Entre ese montón de cosas, hay una a la que quiero referirme en este artículo y tiene que ver con la distribución de información periodística. Poco a poco, Facebook se ha posicionado como una herramienta para consumir noticias. Las personas que consumen información en Internet están dejando de visitar, por ejemplo, las páginas web de los periódicos y prefieren encontrar noticias en esta red social. Al respecto, surgen algunas preguntas. ¿Puede considerarse Facebook como un medio de comunicación como la prensa, la radio y la televisión? ¿El protagonismo que Facebook está teniendo en la distribución de información periodística es algo positivo para las sociedades democráticas? Y por último, ¿Facebook está abonando o erosionando el derecho a la información de los ciudadanos?

Respecto de la primera pregunta, hay opiniones encontradas. Ciertamente, a primera vista, resulta difícil encontrar similitudes entre Facebook y los medios de comunicación tradicionales como la prensa, la radio, y la televisión. Por ejemplo, en términos estrictos, Facebook no produce información periodística como lo hace un periódico. Facebook no tiene reporteros que salen a la calle a buscar las noticias, o periodista que hagan entrevistas con políticos. Sin embargo, Facebook sí se ha convertido en una plataforma para la distribución de información y entretenimiento. Esto quiere decir que muchos medios de comunicación, productores periodísticos, e incluso reporteros ciudadanos, utilizan esta plataforma para hacer llegar sus productos informativos a sus audiencias. Y en este sentido, Facebook sí está cumpliendo con las funciones que antes estaban delegadas a los medios masivos de comunicación. Por ejemplo, medios tan poderosos como el New York Times o el Washington Post, ya publican parte de su información directamente en Facebook y no en sus páginas web.

La concentración de información periodística en Facebook puede parecer algo benéfico para los ciudadanos, pues resulta mucho más sencillo que en un solo espacio pueda encontrar información de su periódico y televisora favorita, así como de los periódicos y blogueros que les resultan más interesantes. A través del Facebook los usuarios pueden escoger qué información quieren ver y cuál no, además, tienen la posibilidad de interactuar con el medio a través de comentarios. Sin embargo, la concentración informativa en Facebook tiene aspectos negativos. En primer lugar, el nuevo esquema de distribución atenta en contra de la diversidad, pues está monopolizando una función que idealmente debería ser llevada a cabo por varias empresas e, incluso, instituciones públicas.

De acuerdo con Facebook, la distribución de la información periodística en esta red social ocurre a través de un algoritmo que viraliza aquella información que es más popular. En otras palabras, entre más se vea o consuma un texto, más relevancia tendrá en la red. No obstante, en días pasados se filtraron documentos internos de la empresa en los que se señala que hay seres humanos que deciden sobre lo que se vuelve importante o no en Facebook. De acuerdo al periódico The Guardian, Facebook funciona de forma muy similar a la redacción de un periódico, en donde un grupo de editores, orientados por ciertos valores económicos y periodísticos, deciden qué se debe pública y qué no. Por si esto fuera poco, un ex trabajador de la empresa declaró que Facebook excluye sistemáticamente la información de ciertos portales de noticias conservadoras, así como la información que se producen en regiones como África.

Facebook se está convirtiendo en una poderosa empresa que tiene los recursos para decidir qué información periodística puede estar al alcance de millones de personas, no nada más de un país, sino de una buena parte del mundo. Esto nos lleva a las preguntas tercera y cuarta, en donde indagábamos si Facebook puede considerarse una plataforma comunicativa que abona positivamente a las democracias desde una perspectiva de derechos. Si respondemos a partir del rol que esta empresa ha estado jugando en el campo de la distribución de información periodística, la respuesta es que Facebook es una potencial amenaza para la democracia. Los sistemas democráticos contemporáneos, en teoría, requieren ciudadanos que estén informados y, sobre todo, que tengan acceso a una diversidad de información que les permita conocer las distintas opiniones políticas de una sociedad. El famoso algoritmo de Facebook lo que hace es darle prioridad a ciertos temas y tratamientos periodísticos y a difuminar e incluso, restringir, otras visiones del mundo. Esto no es algo que aliente el desarrollo democrático. Por ello, esta red social no está contribuyendo a ensanchar el derecho a la información de los ciudadanos, por el contrario, lo está reduciendo.

Desde que surgió Internet, muchos políticos, filósofos y científicos sociales celebraron el desarrollo de un sistema comunicativo con el potencial de democratizar las sociedades políticas. Ciertamente, Internet y Facebook pueden hacer grandes contribuciones a la democracia. Sin embargo, muchas veces se nos olvida que la tecnología no tiene vida propia y que es tan solo una herramienta para llevar a cabo un trabajo, en este caso comunicativo. En el caso que nos ocupa, Facebook está en vías de convertirse en un monopolio de distribución periodística y, hasta ahora, poco han hecho los gobiernos del mundo por controlar a una empresa transnacional y que día a día sigue ganando poder. Por ello, querido y querida radioescucha, cada vez que navegue en Facebook y sienta que su dieta de información periodística es sana y balanceada, recuerde que está lejos de serlo. Salga de la red y consuma información periodística de varios medios de comunicación, especialmente de aquellos que tengan opiniones políticas diversas y contrarias a la suya.

1 comentario

Archivado bajo Crisis de la prensa escrita, Democracia y comunicación, Derecho a la información, Discurso y poder, Economía política de la comunicación y la cultura, Facebook, Internet, Libro, Medios de comunicación digitales, Medios de comunicación masiva, Monopolios y medios de comunicación, Neoliberalismo, Periódicos digitales, Prensa, Radio, Televisión, Televisión digital