Comunicación social en tiempos de epidemias: el triste caso jalisciense

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

Luego de semanas de confusiones y poca información, finalmente el gobierno reconoció que hay 20 mil personas infectadas por el dengue en Jalisco y se teme un fuerte impacto de la influenza en las siguientes semanas. La cifra es preocupante porque da cuenta del terrible manejo que se ha hecho de esta epidemia en materia de salud pública. El tema es importante para este observatorio porque dentro de todos estos malos manejos políticos y calamidades sanitarias, es evidente que la comunicación social del gobierno ha sido ineficiente y mezquina, irresponsable y poco ética.

En abril y mayo pasados, cuando comenzó el brote epidémico de influenza, el gobernador del estado declaró que en Jalisco todo estaba controlado, que no había nada que temer y se dedicó a realizar, en tiempo electoral, una campaña publicitaria en la que aparecía su imagen y voz en radio y televisión, informando sobre las medidas que su gobierno había tomado frente a la contingencia. No hubo campaña educativa ni preventiva, tan sólo apareció a cuadro el político jalisciense en su rol de padre protector. En las siguientes semanas tuvo que retractarse y aceptar que también en Jalisco la epidemia era un problema de salud pública y que no bastaba con decretar lo contrario para resolver y conjurar el brote. El gobernador y el secretario de salud aparecían en los medios de comunicación, con poca información estadística y con cara de no saber de lo que estaban hablando.

Pasaron los meses y los casos de influenza bajaron y llegó el dengue. La política de comunicación social del gobernador y de la Secretaría de Salud dio un paso más en su negligencia: cuando se dieron cuenta que sus grandes esfuerzos (decretos y declaraciones de que en Jalisco no había problemas de salud) no prosperaron, entonces decidieron ocultar información a la opinión pública. Ahora se sabe que el gobierno maquilló las cifras sobre los infectados de dengue. Lo que no han explicado es el porqué. ¿Fue por negligencia? ¿Fue por falta de capacidad para solventar este brote epidémico? ¿Fue por un pensamiento mágico que les indicaba que al ocultar las cifras el dengue y la influenza milagrosamente desaparecerían?

Finalmente, el gobierno del estado decidió hacer un cambio en la dirección de la Secretaría de Salud, admitiendo, por la vía de los hechos, que las decisiones que había tomado para afrontar el problema no fueron las correctas. (Habría que escribir otro artículo para preguntar: ¿Quién es responsable de todo esto? ¿Quién rendirá cuentas? ¿Dónde quedó el derecho a la información de los habitantes de Jalisco?).

El daño está hecho: las políticas de salud pública llevaron a un brote de dengue que podría ser mucho menor. Lo que toca es resolver el problema y los medios de comunicación, sin duda, tendrían que jugar un papel central difundiendo campañas de información que ayuden a combatir, desde la población, el brote de dengue. Sin embargo, el periódico Público-Milenio informó que el gobierno ya no tiene presupuesto para hacer campañas de salud en medios de comunicación y El Informador publicó una nota que denuncia el uso discrecional e inequitativo de los recursos públicos para gastos de difusión y campañas publicitarias del gobierno del estado.

El gobierno de Emilio se ha empeñado en construir una política de distribución de recursos públicos a causas privadas. ¿Dónde están los grandes beneficios que le iban a dejar a Jalisco la producción de eventos para Televisa o MTV? ¿Cuándo van a explicar las razones para donar dinero a la RATO? Es inmoral que se gasten recursos en hacer una fiesta para MTV cuando no hay una campaña de información y prevención de epidemias en todos los medios electrónicos de Jalisco.

Es urgente que los gobiernos de México adopten una política de Estado clara y transparente en sus relaciones con los medios de comunicación; esto incluye una legislación de vanguardia, autonomía frente a las corporaciones mediáticas y una utilización racional y ética de los espacios en radio y televisión. De lo contrario, seguiremos viendo a políticos que aparecen en televisión haciendo promociones electorales en medio de una contingencia sanitaria, a gobiernos que regalan dinero público a empresas privadas de comunicación y a instituciones como la Secretaría de Salud lamentándose de la falta de recursos para hacer campañas que prevengan un desastre de salud pública.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Derecho a la información, Medios públicos, Sistema de comunicación de Guadalajara, Sistema Jalisciense de Radio y Televisión, Televisión, Televisoras de Guadalajara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s