En México, el Estado atenta contra la libertad de expresión

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

El miércoles 14 de abril, a través de un artículo de Ricardo Salazar, en Quid tuvimos conocimiento de las amenazas que sufrió la periodista de Radio Universidad de Guadalajara, Jade Ramírez. El hostigamiento fue realizado por dos sujetos que dijeron ser “empleados federales”, en Temacapulín, municipio de Cañadas de Obregón del estado de Jalisco. La reportara realizaba su trabajo en el marco del conflicto social que se ha desatado en aquél municipio, por las intenciones de inundar varios pueblos, como parte de la construcción de una gran presa.

Las amenazas a Jade Ramírez y Marco von Borstel (integrante de la organización IMDEC) fueron de muerte: “ya valieron para pura chingada, se van a morir pronto porque están alborotando la gallera”. Además de que los agresores se identificaron como “empleados federales”, también expresaron ciertos comentarios y amenazas en los que dejaron en claro que el mensaje provenía del Estado: “la presa va, lo que ustedes hagan no importa”, “acuérdate que Jalisco es Uno”, “Nosotros somos Jalisco y recortamos las esquinas”, “Es más seguro irse por brecha que por carretera”, “Ahorita o de una de vez te parto tu madre”, “Nadie tiene la vida comprada”, “Tarde o temprano te llevará la chingada y nos vamos a topar”.

Quid, como observatorio de medios y como un espacio avocado a la defensa de derechos humanos, particularmente a la información, condena categóricamente estos actos de censura, hostigamiento y represión hacia periodistas e integrantes de organizaciones civiles.

En los distintos espacios que el observatorio de medios tiene en redes sociales, hemos abordado el tema de violencia contra periodistas y el énfasis lo hicimos en el número de comunicadores asesinados en los últimos años, como una muestra de la falta de libertad de expresión y de los riesgos que se corren en un país que vive en “guerra contra el narcotráfico”. Esta dimensión del problema apunta hacia la violencia de criminales contra periodistas. Sin embargo, lo preocupante es que el Estado, como el caso que se presentó en esta semana en Jalisco, también amenaza a reporteros. Este escenario se puede revisar a detalle en el “Informe de agresiones contra la libertad de expresión en México, 2009”, presentado por las organizaciones CENCOS y Artículo XIX. En este texto se documenta los siguientes datos: durante 2009 documentaron 244 agresiones a la libertad de expresión en el marco del ejercicio periodístico; de éstas, el 65% tienen como presunto responsable a un funcionario público, 7.7% a miembros de partidos políticos y 6.1% a elementos del crimen organizado. Estos datos, elocuentes y escalofriantes, nos dicen que los tiempos de un Estado autoritario todavía no están lejos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Censura, Criminalización de la protesta social, Derecho a la información, Libertad de expresión, Medios de comunicación masiva, Movimientos sociales y comunicación, Radio, Radio Universidad de Guadalajara, Radiodifusoras de Guadalajara, Sistema de comunicación de Guadalajara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s