Nuevos impuestos, viejos tributarios, viejos evasores

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

Desde esta esquina del ciberespacio, Quid, su observatorio de medios, impávido, documenta el tema del alza a los impuestos, particularmente a las telecomunicaciones (telefonía móvil, internet y televisión de paga). Si los senadores aprueban el paquete fiscal, habrá un incremento de impuestos de 3%. Y por supuesto, nadie en su sano juicio pensará que este tres por ciento lo absorberán lo grandes empresarios y sus corporaciones (léase Carlos Slim y Telmex, Emilio Azcárraga y Televisa y Yoo y un largo entre otros). El aumento se cobrará a los usuarios. Y valga aclararlo: los usuarios y consumidores no somos los más ricos de este país.

Por si esto fuera poco, el día de ayer, los senadores José Narro Céspedes (PRD) y Javier Corral Jurado (PAN), alertaron que las nuevas exenciones fiscales en el régimen de concesiones para la televisión, provocará que Televisa deje de pagar la nada despreciable cantidad de mil 900 millones de pesos. Citamos literalmente de La Jornada: “La mayoría del PRI y del PAN en la Cámara de Diputados autorizó al Ejecutivo a entregar concesiones para uso del espectro radioeléctrico de servicios de telefonía e Internet móvil, sin cobrar a las empresas privadas el derecho respectivo durante dos años”.

El alza de impuestos en los servicios de telecomunicaciones, dicen los especialistas, traerá dos consecuencias funestas: un mayor atraso en el acceso a internet en México con respecto al resto de los países latinoamericanos y el aumento en el costo de los servicios de internet, telefonía celular y televisión de paga. A esto habría que agregarle un dato importante: en México, con alza o sin alza de impuestos, pagamos más por internet y celular, que en un país como Estados Unidos. ¿Por qué es más alto el costo del servicio telefónico en México que en Estados Unidos? Pregúntenle a Slim y recordemos a Salinas que le vendió Telmex por unos cuantos pesos.

Antes de subir impuestos, los diputados tienen que recortar el dinero a los partidos y a los gastos de publicidad en medios de comunicación por parte del Estado, deben pugnar porque quienes no pagan impuestos lo hagan (recordemos el artículo de Sergio Aguayo en el que documenta que grandes empresas en México, pagan al año 141 pesos al fisco) y porque los sueldos de los políticos se adecúen realmente a la realidad de este país.

¿Qué sigue?  Adherirnos a las protestas sociales y organizaciones civiles que están reclamando por estos actos del Congreso mexicano. Incluso, habrá quien se sume a acciones de desobediencia civil, pues ¿quién cumplirá con su pago de impuestos a un Estado inútil y corrupto?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economía política de la comunicación y la cultura, Internet, Lucha por las telecomunicaciones en México, Medios de comunicación masiva, Monopolios y medios de comunicación, Sistema de comunicación de México, Slim versus Azcárraga, Televisa versus Carso, Televisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s