Claves de lectura: Inside Job, un instructivo para comprender el sistema financiero mundial

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

En días recientes supimos que REM cerraba su ciclo como banda de rock. Desde entonces no he podido sacar de mi cabeza el estribillo de una de sus canciones más famosas: “It’s the end of the world as we know it, and i feel fine”. El mundo cambia, se destruye y luego se recompone. Y así como reza esta canción del grupo que vio sus orígenes en la ciudad de Atenas, Georgia, en la retórica cotidiana hay una serie de amenazas globales, algunas cercanas a los mitos o a la ficción y otras muy reales, que día a día se manifiestan y ponen en jaque, al menos por segundos, el mundo tal como lo conocemos. Pienso, por ejemplo, en la economía global. Desde hace semanas que el sistema financiero ha comenzado a tambalearse, una vez más, frente al precipicio de la incertidumbre. En las pantallas de televisión, en la radio, en los periódicos o en los diversos portales de información de Internet, se informa de la catástrofe económica que está por llegar. El viernes, la Bolsa Mexicana de Valores “cerró con pérdidas” y el peso se “desplomó frente al dólar”. ¿Pero qué significa todo esto? Pocos realmente saben explicarlo o entenderlo (que para el caso es lo mismo). La amenaza global por el desplome de la economía no se origina exclusivamente en la posibilidad de que esto realmente ocurra, también nace de la imposibilidad que las mayorías tienen de leer un sistema tan críptico como el financiero. Entonces, para comenzar a entender el final del mundo, propongo, no como una biblia, sino como un recurso, la lectura del documental Inside Job.

En 2008 se desató una de las crisis financieras más importantes de los últimos tiempos. En general, como gran público, nos enteramos de poco, pero el sistema económico global, según algunos economistas, pendió durante un hilo a lo largo de varias coyunturas como la que se vivió el 15 de septiembre de aquel año, cuando se anunció la quiebra del banco Lehman Brothers, o la severa crisis económica por la que atravesó Islandia y que puso a este país al borde de la insolvencia. Estas dos coyunturas son el punto de arranque de Inside Job (Sony Pictures Clasics, 2010), que en español ha sido titulado como Trabajo confidencial o Dinero sucio. Este trabajo, dirigido por Charles Ferguson y narrado por el actor Matt Damon, tuvo un costo de dos millones de dólares y ha ganado varios premios, entre ellos, el Oscar por mejor documental en 2011.

Inside Job se divide en tres partes. En la primera hace un recuento de la crisis financiera de Islandia, un país de apenas 320 mil habitantes y con un Producto Interno Bruto de trece mil millones de dólares. En 2008 los bancos más importantes de este país tuvieron pérdidas por mas de 100 mil millones de dólares, lo que desató un desastre financiero que todavía están pagando. La segunda mitad del documental se avoca a describir algunas de las causas que han hecho tan inestable al sistema financiero mundial, como la especulación inmobiliaria y bursátil, el lavado de dinero (se dice, por ejemplo, que en 1999 City Bank sacó de México más de cien millones de dólares provenientes del narcotráfico) o la corrupción en las calificadoras de deuda. En la última parte Ferguson analiza las medidas que ha tomado la administración de Barack Obama para contener el deterioro del sistema financiero global.

El documental tiene una buena factura sin ser espectacular en sus imágenes o en su montaje y tiene la virtud de ser muy didáctico, pues a partir de entrevistas, tablas, gráficas y animaciones, explica algunos de los procesos más abigarrados de las bolsas de valores del mundo. Además, en términos periodísticos es un documento valioso porque entrevista a pesos pesados de Wall Street y de la política internacional como el entonces director del Fondo Monetario Internacional Dominque Strauss-Kahn, su sucesora, Christine Lagarde o el multimillonario George Soros. A partir de todos estos elementos, Ferguson reconstruye un mundo en el que sus protagonistas no reparan en gastar en mansiones fastuosas, aviones de última generación o yates con helicópteros en sus cubiertas.

Un punto muy polémico del documental es la crítica que hace al sistema de educación superior de Estados Unidos, pues lo acusa de estar coludido en todos estos escándalos de corrupción y tráfico de influencias. Inside Job documenta cómo algunos de los académicos más prominentes de universidades como Harvard, han ostentado diversos cargos en empresas como la aseguradora AIG (que tuvo que ser rescatada con dinero público) o de bancos como JP Morgan. También señala cómo algunos economistas de las estas prestigiosas universidades se han prestado para realizar estudios que resultan ser falsos (relativamente inexactos, dirían los tecnócratas) a cambio de cheques con varios ceros a la derecha.

En el mundo moderno hay hechos fantásticos, procesos inauditos y hemos creado cosas que hasta hace algunos años eran inimaginables. Pienso, por ejemplo, en el transporte a través de automóviles o aviones; en los aparatos de comunicación tan intrigantes como un Ipod o una tableta digital; o en la posibilidad de “sacar” dinero de casi cualquier dispensador de billetes en el mundo. Sin embargo, en general, poco sabemos de cómo funcionan las maravillas modernas. Hace treinta años, una persona que más o menos entendía de mecánica y sin ser mecánico, podía afinar el motor de un WV sedán; o recomponer el sistema de pesas de una tornamesa; o tener mayores certezas de que los billetes que le daban en el banco, estaban respaldados por reservas de oro. La gran paradoja del mundo contemporáneo es que vivimos obnubilados por un presente del que poco conocemos sus entrañas. La reserva de la comunicación y el conocimiento es, desde hace mucho, una forma de poder y de control. Es maravilloso saber que con pulsar un botón podemos hacer una transacción bancaria de México a Indonesia. Es terrorífico percatarse que no tenemos la menor idea de cómo es que esto ocurre. Inside Job puede ayudar a entender un poco más del mundo financiero. El reto está, me parece, en destruir estas barreras a través de la comunicación y el conocimiento.

Para saber más, les recomiendo”El lado oscuro del capitslismo”, un podcast producido por Micro (http://microgdl.com/), en donde reseña documentales afines a Inside Job. Consúltenlo en: http://www.ocioenlinea.com/node/19242

Este artículo fue publicado el día 26 de septiembre de 2011 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de comunicación masiva, Monopolios y medios de comunicación, Neoliberalismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s