La ciudad virtual y sus avenidas

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

Imaginen ustedes una ciudad en la que sus habitantes, para transportarse, solo lo pueden hacer a través de un automóvil. Además, quienes se transportan (para ir a la universidad, para hacer sus compras o para salir a conversar con sus amigos), tienen que pagar no nada más por su automóvil, su gasolina, sino también una cuota por peaje. Los calles, avenidas y bulevares son privados, no públicos y se estila que cada ciudadano pague por el tiempo que desee andar en su automóvil. Como esta ciudad imaginaria también vive en un régimen capitalista, es natural que algunos puedan usar el transporte más que otros, pues entre más dinero pague el habitante, más tiempo podrá pasar en su automóvil. Durante mucho tiempo, quienes más pagaban, tenían la prerrogativa y el derecho de circular el tiempo que quisieran.

Sin embargo, un buen día comenzaron a ocurrir cosas muy extrañas. Los dueños de las calles se pelearon entre sí y de pronto las avenidas empezaron a saturarse, mientras otras, extrañamente, permanecieron vacías. De pronto, para los habitantes de esta ciudad, daba lo mismo pagar diez pesos que cien, pues de todas formas tendrían que transitar por las mismas avenidas inseguras, llenas de baches y con mucho tráfico. Cuando los dueños de las calles voltearon a ver al gobierno para pedirle cuentas, éste les dijo: arréglense como puedan, porque no tenemos leyes, ni las pensamos hacer; estamos más preocupados por otras cosas. Mientras tanto, los habitantes de esta ciudad tuvieron que pagar mucho por utilizar las calles, pero sin ningún derecho cambio. Por su parte, los empresarios comenzaron lo que después fue denominado como la “Guerra por las calles”.

Pues bien, si a la pequeña historia anterior le modificamos los personajes y los escenarios, bien podríamos entender lo que se ha denominado como la “Guerra de las Telecomunicaciones”. Cambien automóvil por computadora, gasolina por luz, cuota de peaje por recibo mensual de Internet, calles por ciberespacio y dueños de las calles por dueños del espacio radioeléctrico (ergo, Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Emilio Azcárraga o Joaquín Vargas). Sucede que para que haya servicio de internet y de telecomunicaciones en general, se tiene que utilizar el espacio radioeléctrico, es decir, el aire; este espacio es finito y actualmente en México comienza a saturarse, por eso no debe sorprendernos que la semana pasada, Telcel haya decidido eliminar su servicio de Internet ilimitado, pues las carreteras (espacio radioeléctrico, aire) por donde transita la información, ya están llenas.

Ahora bien, aunque el espacio radioeléctrico es limitado, es amplio. En México todavía queda mucho espacio, el problema es que no hay una estructura legal que permita saber, a ciencia cierta, cómo se debe repartir este pastel. Y como el pastel es muy codiciado, se ha repartido de forma inequitativa y solamente entre algunos jugadores. Desde hace más de cinco años que organizaciones civiles como la Amedi, han propuesto una nueva ley que incluya la regulación de los medios tradicionales (prensa, radio, televisión, cine) y los nuevos servicios de telecomunicaciones (Internet, comunicación satelital, entre otros). Es una propuesta que busca la participación de nuevos jugadores y bajo reglas democráticas, por lo que es comprensible que los actuales jugadores prefieran arreglárselas solos (a través de la Guerra de las Telecomunicaciones) y no lamentan la indolencia del Poder Legislativo para regular este campo.

Mientras tanto, los mexicanos seguiremos habitando una ciudad en donde hay que pagar por transportarse a través de calles lentas, maltrechas e inseguras.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Calidad de los medios de comunicación, Economía política de la comunicación y la cultura, Internet, Lucha por las telecomunicaciones en México, Medios de comunicación masiva, Slim versus Azcárraga, Televisa versus Carso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s