El negocio de la comunicación institucional y los gobiernos locales, o “los tiempos de rojo en Guadalajara”

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (21 de mayo de 2013)

El arte de tramitar papeles ante la burocracia mexicana y no morir en el intento, incluye la paciencia de esperar por horas y distraerse con cualquier cosa que esté a la mano. Hace unos días tuve que ir al Registro Público de la Propiedad, que está dentro del edificio de grandes cubos café, sobre avenida Alcalde. Mientras avanzaba lentamente en la fila de espera para pagar en la tesorería, comencé a fijarme que el interior del edificio estaba en plena transformación. En todas las dependencias (ahí también está el Registro Civil, entre otras cosas más), había restos de la administración anterior. La iconografía azul del último gobierno panista se mezclaba con los tonos rojos de la tropa aristotélica. Caí en cuenta, entonces, que cada letrero, cada tríptico, cada tarjeta de presentación, cada sitio de Internet, tendrían que ser renovados en todo Jalisco durante los siguientes meses. El costo económico de esta renovación será monumental.

La discusión sobre la comunicación institucional de los gobiernos, es una que todavía no ha llegado a nuestro entorno. Un punto de partida para discutir este tema es preguntar si es correcto que cada vez que entra una nueva administración, la comunicación institucional de los gobiernos debe cambiar. Un diseñador y un experto en mercadotecnia seguramente responderán que sí y argumentarán que es a través de la comunicación que los gobiernos podrán diferenciarse unos de otros. Incluso, muy probablemente utilizarán la palabra marca para identificar esta distinción. La marca del gobierno de Jalisco, la marca del gobierno de la ciudad de México o la marca del Gobierno Federal son platillos suculentos para las agencias de publicidad, de branding o las consultoras en comunicación. Al menos cada tres años tienen cientos de clientes que les piden que “renueven” su imagen institucional.

Sin embargo, esta discusión cambia desde el punto de vista de quienes somos contribuyentes (que por cierto, hace unas semanas nos acaban de dar un recargón con la declaración anual de impuestos); cambia, aún más, desde un punto de vista ciudadano. Para pensar desde este punto de vista, imaginen, radioescuchas y lectores de esta columna, la siguiente situación: luego de una vida próspera, usted tiene la posibilidad contratar a una empresa que le ayude a administrar su casa. Esta empresa se encargará de la limpieza, de reparaciones de tuberías, de las instalaciones de luz y de gas, de la jardinería, entre otras cosas. Imagine que un día llega a su casa y que las paredes las pintaron de azul, porque es el color de la empresa a la que contrató. Meses después usted queda insatisfecho con esta empresa y contrata otra y a los pocos días sus paredes azules se convierten en rojas. Pero los cambios no nada más paran ahí, luego de una sesuda “reingeniería” de la que nunca le muestran los planos, mueven la cocina del primer piso al segundo, cambian el acomodo de los baños y reducen el tamaño de los dormitorios. Cuando llega a su casa no la reconoce y camina desorientado, aprendiendo la nueva disposición del espacio.

Como ya lo han demostrado diversos trabajos periodísticos y algunos académicos, la comunicación se ha vuelto una herramienta fundamental para los gobiernos, pero también se ha convertido en un mercado en el que la norma es el dispendio y el gasto en frivolidades. ¿Los ciudadanos tenemos que asumir el costo de cambiar los colores de la ciudad de azul a rojo? ¿Tenemos que pagar porque todas las páginas de internet de los gobiernos cambien de colores, de información y de programación? ¿Tenemos que pagar por un nuevo diseño gráfico de las tarjetas de los burócratas, de la señalética y papelería de todas las dependencias? ¿Tenemos que acostumbrarnos a las “reingenierías” que cambian la ubicación de las instituciones y de los trámites burocráticos? ¿Tenemos que pagar por una nueva imagen del Sistema Jalisciense de Radio y Televisión? Desde mi punto de vista, la respuesta es no. La ciudad, los espacios públicos y las instituciones públicas no son un escaparate publicitario para los políticos. Son, por el contrario, espacios para el servicio público y que deben estar desligados de colores partidistas. Además, resulta un gasto innecesario que cada tres o seis años, por un cambio de gobierno, se tenga que modificar toda la imagen de la administración pública a costa del erario, y en beneficio de unas cuantas empresas privadas.

Entendamos que los servidores públicos como gobernadores, presidentes municipales o legisladores, llegan a su cargo a trabajar, no a promocionarse como artistas o vedets de televisión. Este es otro de los pendientes de nuestra larga transición democrática.

Este artículo fue publicado el 21 de mayo de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Democracia y comunicación, Derecho a la información, Medios de comunicación masiva, Medios públicos, Publicidad, Sistema de comunicación de Guadalajara, Sistema de comunicación política en México, Sistema Jalisciense de Radio y Televisión

4 Respuestas a “El negocio de la comunicación institucional y los gobiernos locales, o “los tiempos de rojo en Guadalajara”

  1. Pingback: Los cambios que se avecinan en el SJRTV: ¿gatopardismo o la construcción de un sistema público de comunicación? | Sistema Autorreferencial

  2. Pingback: Periodismo en crisis, o los riesgos de llegar a votar sin información de calidad | Sistema Autorreferencial

  3. Pingback: La radiodifusión pública es un derecho ciudadano, no un botín político | Sistema Autorreferencial

  4. Pingback: La radiodifusión pública es un derecho ciudadano, no un botín político - CEPAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s