El medio ambiente en la prensa mexicana: entre la marginalidad y el alarmismo

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (24 de junio de 2013)

Uno de los grandes retos que enfrenta la humanidad del siglo XXI es el cuidado del medio ambiente. Después de dos siglos de devastación ambiental, en los que el grueso de la población mundial participó en un modelo de desarrollo capitalista, basado, entre otras cosas, en la sobreexplotación de recursos naturales, los ecosistemas del planeta se han visto seriamente amenazados. El reto de revertir esta tendencia es sumamente complejo, pues involucra a la población de todo el mundo, así como a los gobiernos de cada una de las naciones que habitan el planeta. Este reto no puede afrontarse sin la comunicación, ya que resultaría imposible informar sobre el problema a miles de millones de personas y después, organizarlas para transformar el orden de cosas. Este es el telón de fondo de un trabajo de investigación que buscó identificar las características más importantes de la información que publican los llamados diarios de circulación nacional sobre medio ambiente y cambio climático.[1] Una de las conclusiones más importantes de este estudio, es que estos temas ocupan un lugar marginal en la prensa mexicana.

Este trabajo de investigación fue llevado a cabo entre la maestría de Educación Ambiental del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad de Guadalajara y Quid, el observatorio de medios del Departamento de Estudios Socioculturales del ITESO.[2] El ejercicio consistió en analizar el contenido de los cinco diarios de mayor circulación nacional: El Universal, Reforma, Milenio Diario, Excélsior y La Jornada y observar, detenidamente, la información relacionada con el medio ambiente y el cambio climático. Se analizaron las ediciones del 25 de mayo al 16 de junio de 2010, en total fueron 23 días. Es importante señalar que los resultados de la investigación se vieron afectados por dos motivos. El primero es que el 5 de junio es el día mundial del medio ambiente, por lo que normalmente ese día se publican más notas en la prensa. Y el segundo, porque durante el periodo de análisis ocurrió un derrame petrolero en el Golfo de México que acaparó la mirada de la prensa durante varios días. Es probable que sin estas dos condicionantes, los periódicos hubieran publicado menos información sobre el tema en comento.

Los resultados de esta investigación, que se pueden consultar en diversos artículos y reportes, arrojan conclusiones importantes. La primera es que hay una baja presencia del tema del medio ambiente y del cambio climático. Los cinco periódicos estudiados publicaron, en 23 días, 1,621 productos informativos relacionados con el medio ambiente, entre textos, infografías y fotografías, de los cuales solamente 104 tuvieron como tema central el cambio climático. Excélsior fue el que más productos informativos publicó (553, equivalentes al 33%), seguido por Reforma (30%), El Universal (21%) y al final, Milenio Diario (11%)  La Jornada (5%).

En este estudio se encontró que de los 1,621 productos informativos, 811 fueron notas informativas, 615 fotografías, 71 infografías, 54 textos de opinión, 26 reportajes y 20 caricaturas. El resto fueron crónicas, entrevistas o trascendidos. Si al total de productos informativos restamos los gráficos (fotografías, infografías y caricaturas), encontramos que los cinco periódicos publicaron  915 textos. Según diversos análisis de contenido hechos en el observatorio Quid, un periódico mexicano publica, en promedio, 130 textos por día. Esto quiere decir que estos cinco periódicos de circulación nacional dedicaron tan solo 6.1% de sus notas para abordar el tema del medio ambiente.

Sin embargo, este tópico no solo es marginado en cuestión de número de notas publicadas. El tamaño de las notas también es muy pequeño. 67% de las notas ocuparon menos de un cuarto de plana, 23% fueron de un cuarto de plana y solamente 2% merecieron una plana completa. Estos datos evidencian un vicio informativo contemporáneo: el encapsulamiento y descontextualización de la información. En notas pequeñas, de menos de quinientos caracteres (dos párrafos), difícilmente un periodista podrá dar un contexto pertinente, por ejemplo, de las causas del cambio climático.

Además de que es poca la información sobre medio ambiente y cambio climático en la prensa nacional, las características cualitativas tampoco son muy halagüeñas. A través del análisis de contenido se pudo demostrar que son muy pocos los periodistas especializados, pues la mayoría de las notas fueron escritas por distintos reporteros. De todas los productos informativos analizados, 850 fueron elaborados por periodistas o fotorreporteros, equivalentes a 52% del total de la muestra. El 30%, es decir 479 notas, fueron de agencia, mientras que 183 no especificaron su procedencia y 119 fueron firmadas por la redacción. Lo que llama la atención, es que son pocos los reporteros especializados en el tema, pues de los 850 productos elaborados por reporteros, 200 de ellos tuvieron una autoría distinta. Esto quiere decir que, a diferencia de otras secciones del periódico, como la política, la económica o la cultural, hay muy pocos profesionales de la información especializados en el tema del medio ambiente. La consecuencia más importante de esta situación, es que se produce información de baja calidad, descontextualizada y sin la profundidad que le podría dar una persona que cotidianamente está dedicada al tema. Imaginen qué pasaría si el periódico Reforma encargara a sus periodistas más jóvenes e inexpertos, informar a sus lectores sobre la vida de la Bolsa Mexicana de Valores.

Otros rasgos característicos de esta información, es que una buena parte es de carácter internacional y en muchas ocasiones con un tono alarmista. De los 1,621 productos informativos, 42% fueron de temas internacionales, 22% nacionales, 21% locales y 15% regionales. Esto ya ha sido demostrado en estudios previos: la información sobre medio ambiente y desastres naturales tiende a publicarse en la sección internacional, pues esto da una sensación de seguridad a los lectores (y supongo, también a editores y reporteros). Es la seguridad de saber que en España se están quemando cientos de hectáreas de pastizales o que en un país lejano hay un derrame petrolero, pero que en nuestro entorno más próximo todo funciona de maravilla. Esta información es alarmista y llega a tonos amarillistas, pues es común ver noticias o fotografías de gran formato, sobre las desgracias que ocurren lejos de México. Este rasgo no es muy útil para crear una conciencia global sobre el deterioro del medio ambiente, pues lo que genera es una actitud poco solidaria: si a mí no me afecta, para qué tomar cartas en el asunto.

Por último, destacaría que el estudio también documenta que, en general, las notas analizadas sobre medio ambiente y cambio climático tendieron a ser acríticas. La tendencia fue encontrar notas que presentaban información dura sobre un hecho, pero sin explicaciones que profundizaran respecto a sus causas, muchas veces relacionadas con la crisis ambiental global, consecuencia de un modelo de desarrollo y de gestión de los gobiernos contemporáneos.

Los medios de comunicación, a través de la práctica periodística, están llamados a ser una de las herramientas más importantes para revertir las tendencias destructivas de nuestro entorno. La información periodística profesional y crítica puede ser una gran palanca para poner en común los problemas a los que nos enfrentamos y las soluciones que podemos tomar para resolverlos. La información sobre medio ambiente, tendría que ser, a decir de los expertos de la Universidad de Guadalajara que trabajaron en esta investigación, una fuente de información, pero particularmente una dimensión o enfoque que siempre tendría que tener el abordaje periodístico. Así como hay secciones de política, economía o cultura, también tendría que haber una sobre el tema que nos ocupa. O, por otro lado, tendría que ser un abordaje transversal en la investigación periodística. Si se reporta que comenzará la construcción de una carretera, tendría que abordarse cómo fue que se asignó la tarea a tal o cual empresa (dimensión política), cuánto va a costar y cuántos empleos generará (dimensión económica), pero también qué impactos ambientales acarreará esta medida.

Desafortunadamente, no hay señales que indiquen que la cobertura sobre medio ambiente que los diarios mexicanos generan, vaya a cambiar en fechas próximas.

Miscelánea

Hoy, 24 de junio de 2013, comienza a transmitirse un nuevo espacio de noticias en la radio local. Cecilia Márquez encabezará el noticiario vespertino de Noticias MVS Jalisco. Este programa se transmitirá todos los días a través del 101.1 de Frecuencia Modulada, dentro de la programación de EXA FM. Cecilia Márquez también trabaja como conductora de noticias de C7, antes Sistema Jalisciense de Radio y Televisión.


[1] Que en realidad no son diarios de circulación nacional. Son diarios que se editan en la Ciudad de México y que tienen algunos temas que interesan a todo el país. Sin embargo, su circulación en ciudades comunidades fuera de la capital del país, es marginal.

[2] La investigación fue dirigida, en la parte medioambiental por Javier Reyes y Elba Castro, ambos investigadores de la Universidad de Guadalajara y en la parte comunicacional por Juan Larrosa, de la Universidad ITESO. El equipo de investigación, además, estuvo integrado por Nalleli Gabriela Gómez, Sofía Monroy, Mariana Reyes y Ana Álvarez.

 

Este artículo fue publicado el 24 de junio de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Calidad de los medios de comunicación, La Jornada, Media Watch, Medios de comunicación masiva, Milenio Diario, Observatorios de medios, Periódicos de México (nacionales), Prensa, QITESO: Análisis Crítico de Medios, Reforma, Sistema de comunicación de México

Una respuesta a “El medio ambiente en la prensa mexicana: entre la marginalidad y el alarmismo

  1. Pingback: Consensos científicos en la era de la post-verdad: Trump y el cambio climático | Sistema Autorreferencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s