De las lagunas legislativas de la prensa en México: las relaciones entre medios de comunicación y poder

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (8 de julio de 2013)

El análisis de la prensa escrita en México es de gran trascendencia en el marco de la discusión de las reformas constitucionales que devendrán en una nueva ley de telecomunicaciones. Los periódicos no están en el centro de la discusión sobre los nuevos modelos jurídicos de comunicación que requiere el país pues, afortunadamente para ellos, sus formas de producción ya no arrancan suspiros entre los grandes capitalistas, como sí ocurre en el caso de los medios electrónicos (radio y televisión) y las telecomunicaciones. Sin embargo, el hecho de que actualmente no se discuta a la prensa desde una dimensión jurídica, no quiere decir que estemos ante una tarea cumplida. Por el contrario, la legislación en torno a este medio de comunicación es un pendiente que la democracia mexicana arrastra al menos desde la Revolución de principios del siglo pasado. Los periódicos mexicanos están regulados por la “Ley de imprenta”, promulgada el 12 de abril de 1917 por Venustiano Carranza. Esta ley regula cuestiones de libertad de opinión, expresión y difusión, disposiciones que, en pleno siglo XXI resultan anacrónicas y en algunos casos violatorias de derechos humanos fundamentales. Casi cien años después de su promulgación, esta ley no se ha actualizada por los legisladores mexicanos.

Estas características jurídicas lograron que los periódicos construyeran, a lo largo del siglo XX, una industria que vivió sin ningún tipo de regulación formal, por lo que los acuerdos políticos y comerciales en su interior se tomaron a través de muchos caminos (políticos o económicos), pero ninguno que estuviera apegado a un ordenamiento legal. La laguna jurídica que existe en relación a la prensa en México tiene que discutirse profundamente y desde mi perspectiva, la discusión tiene que estar poco vinculada con la regulación de la libertad de expresión (la cual debe ser respetada y tutelada en su totalidad) y estrechamente ligada a la relaciones que se tejen entre los periódicos y los poderes públicos.

Un problema que se genera a través de estas relaciones de poder no reguladas, es la compra de publicidad oficial por parte de las distintas entidades públicas de nuestro país. Según distintos trabajos que hemos realizado en Quid ITESO: Análisis Crítico de Medios, así como en otras investigaciones, sabemos que la mayor parte de los periódicos en México, incluidos los que circulan en Guadalajara, no soportarían dejar de recibir recursos públicos y perecerían a las primeras de cambio.[1] Estas dependencias que se cuentan por centenas (poderes legislativo, ejecutivo y judicial de gobiernos federal, estatales y municipales, además de organismos autónomos como las comisiones de derechos humanos, entre otros), son los mejores clientes de los periódicos, ya que por lo regular pagan el precio publicitario más caro del mercado y entregan los recursos por adelantado, situación inversamente proporcional con los ingresos que reciben los diarios por concepto de publicidad privada.

En el periodo que va del año 2000 a 2010, el gobierno federal invirtió casi noventa millones de pesos en los periódicos generalistas de Guadalajara. El diario que más recursos recibió en este periodo fue El Informador con 34 millones de pesos, seguid por Mural, con casi veinte millones. En otro plano, el gobierno de Jalisco invirtió, entre 2004 y 2010, 46 millones de pesos en los periódicos de la capital del estado; El Informador y Mural, una vez más, fueron los que más dinero recibieron (casi 14 millones de pesos cada uno).[2] A estas cifras habría que agregarles, como bien se ha dicho, los recursos que fluyen de los tres poderes y de distintos ordenes de gobierno.

Este flujo económico tiene efectos en las coberturas noticias, ya que los gobiernos pueden castigar o premiar a aquellos diarios que generen un trabajo poco crítico hacia los poderes públicos. Por ello, una de las asignaturas pendientes en la creación y adecuación del nuevo modelo de comunicación en México, desde una perspectiva jurídica, es regular la publicidad oficial, como un elemento clave de las relaciones entre la prensa y poder en México.

Tabla 1. Gasto en publicidad del Gobierno Federal en periódicos generalistas de Guadalajara entre 2000 y 2010

Fuente: elaboración propia con información de SEGOB. Leyenda “s/c” equivale a “sin circulación” y refiere a que el periódico no estaba en circulación. Leyenda “s/i” equivale a “sin información” y refiere a que no fue posible conseguir información.

Tabla 2. Gasto en publicidad del Gobierno Estatal en periódicos generalistas de Guadalajara entre 2000 y 2010

Fuente: elaboración propia con información de la Secretaría General de Gobierno de Jalisco. Leyenda “s/c” equivale a “sin circulación” y refiere a que el periódico no estaba en circulación. Leyenda “s/i” equivale a “sin información” y refiere a que no fue posible conseguir información.

Este artículo fue publicado en el suplemento Clavius, de La Jornada Jalisco. El suplemento se tituló “Implicaciones de la reforma en México. Telecomunicaciones”.

Este artículo fue publicado el 8 de julio de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.


[1] Ver Ramírez, F. (2012) “Cuando la propaganda se disfrazada de periodismo”, en Quid ITESO: Análisis Crítico de Medios, Medios de Comunicación y Derecho a la Información en Jalisco, 2011. Universidad ITESO: Guadalajara, pp. 105-126.

[2] Larrosa-Fuentes, J. (2012). “Historia, estructura, producción y financiamiento de la prensa generalistas en Guadalajara: 1990-2010”. Guadalajara: Universidad de Guadalajara.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Crisis de la prensa escrita, Derecho a la información, Economía política de la comunicación y la cultura, El Informador, La Jornada, Libertad de expresión, Medios de comunicación masiva, Observatorios de medios, Periódicos de Guadalajara, Prensa, QITESO: Análisis Crítico de Medios, Sistema de comunicación de Guadalajara

2 Respuestas a “De las lagunas legislativas de la prensa en México: las relaciones entre medios de comunicación y poder

  1. Pingback: Los cambios que se avecinan en el SJRTV: ¿gatopardismo o la construcción de un sistema público de comunicación? | Sistema Autorreferencial

  2. Pingback: Periodismo en crisis, o los riesgos de llegar a votar sin información de calidad | Sistema Autorreferencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s