Internet: el descenso en la libertad de expresión

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (20 de octubre de 2013)

Freedom on the Net 2013

Freedom on the Net 2013

En meses recientes la organización Freedom House dio a conocer uno de sus reportes anuales sobre la libertad de expresión en el mundo. En este caso me refiero a un estudio que, desde hace cuatro años, hacen respecto de la libertad que existe en Internet. Es un estudio amplio, que incluye lo ocurrido en 60 países durante mayo de 2012 a abril de 2013. La información para elaborar este informe es variada y se desprende del análisis de las leyes que regulan el internet en cada país, de la observación directa de los sitios de internet y de entrevistas directas a periodistas, empresarios y académicos. La conclusión general de este informe es que la libertad de expresión en la red ha ido disminuyendo paulatinamente y destacan que en 34 de los 60 países que componen la muestra, encontraron casos de control y vigilancia de los gobiernos hacia los usuarios, la expedición de leyes que controlan el contenido de la Web, así como ejemplos de privación de la libertad a cibernautas por cuestiones políticas. En el informe se puede encontrar un apartado especial sobre el caso de México, un país considerado como “parcialmente libre” que obtuvo una calificación de 38 puntos (donde cero representa el grado máximo de libertad y 100, el mínimo).

El primer elemento de medición son los obstáculos que hay en México para el acceso a Internet. Como elementos positivos Freedom House observa que la sociedad civil ha tenido un buen papel en negociar las condiciones de acceso en el país, así como la modificación constitucional recientemente lograda en materia de telecomunicaciones. Sin embargo, la brecha digital sigue siendo un problema importante en términos de acceso. El informe destaca que del año 2000 a la fecha el porcentaje de la población con acceso a internet se ha incrementado de cinco a 38% y se espera, según predicciones de “expertos”, que el porcentaje llegue a 64% en 2014. A esta situación, habría que agregarle que los costos de conexión en el país son de los más altos del mundo y que los servicios de banda ancha son, en algunos casos, de muy mala calidad. Este caldo tan poco nutritivo se explica, en parte, por la figura monopólica de las empresas de Carlos Slim, que acaparan el 70% del mercado en este sector. En un país que se precia de ser neoliberal, la economía de mercado y su mano invisible están lejos de asegurar que los mexicanos tengamos un buen acceso a las infraestructura comunicacional.

¿Qué hay respecto a los límites de la libertad de expresión en términos de contenido en México? Este es uno de los apartados más flojos del reporte, pues señala algunas cosas que no demuestra completamente y otras en donde las fuentes no son las más confiables. Freedom House resalta el caso del movimiento #YoSoy132 como una de las manifestaciones de libertad de expresión en las redes mexicanas durante 2012. También señala, como algo positivo, el uso cada vez más amplio de las comunidades virtuales; como ejemplo menciona que México es la segunda comunidad facebookera más grande de América Latina después de Brasil, lo cual, dado los datos poblacionales y demográficos del continente, no es una sorpresa. Por otra parte, menciona el caso de Animal Político, a El Respetable y a Pijama Surf, como sitios web con información política relevante e independiente. Aquí es donde da un patinazo el informe, pues al menos El Respetable, muy conocido en nuestra ciudad, no es un caso de periodismo independiente y autónomo al menos en términos financieros. Basta ver su pauta publicitaria y su agenda informativa para percatarse de ello. De Pijama Surf, también es un error incluirlo en esta lista, pues ciertamente tiene mucho tráfico, pero a partir de información de baja calidad. El informe también señala, como algo preocupante, que han incrementado los filtros que el gobierno utiliza para afectar el tráfico de ciertos sitios Web (no especifica cuáles) y que de cero se han incrementado a doce las peticiones a Google para retirar ciertos contenidos, especialmente por cuestiones de difamación. Hasta ahora Google no ha retirado los contenidos, pues ninguno viola sus política institucionales. El dato doloroso es que México está catalogado como el segundo país en el que más se produce y distribuye pornografía infantil en Internet.

El último rubro del informe es sobre violaciones a los derechos de las audiencias o usuarios. En este renglón, México tampoco está bien evaluado. Como sabemos, el país sigue siendo tierra inhóspita (una de las más) para ejercer el periodismo. Durante el periodo analizado, se encontraron varios casos de periodistas y blogueros amenazados por el crimen organizado y hacen énfasis en el caso de dos reporteros del diario digital de Tlaxcala, e-consulta, que fueron privados de su libertad por la policía estatal y que un año más tarde, fueron acusados de difamación. Por último, señalan cómo en México tampoco nos hemos escapado del espionaje norteamericano y del gobierno federal. El informe rescata una nota periodística en la que se relató que el gobierno de México compró tecnología desarrollada en Estados Unidos para vigilar las comunicaciones en Internet y en teléfonos móviles en territorio mexicano.

La radiografía que presenta Fredom House no es halagüeña. Vivimos en un país en donde no todos están comunicados y los que sí están comunicados pagan mucho por servicios de mala calidad. Vivimos en un país en el que los diferentes niveles de gobierno no terminan por respetar la libertad de expresión ni por asegurarla frente a poderes fácticos como el crimen organizado. Vivimos en un país en donde los medios digitales en línea todavía están lejos de consolidarse como una opción para encontrar información de calidad, elaborada con profesionalismo y sobre todo, con independencia de los podres públicos. No estamos tan mal, pero estamos lejos de poder disfrutar de una verdadera libertad de expresión en la red.

Este artículo fue publicado el 28 de octubre de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Censura, Democracia y comunicación, Derecho a la información, Internet, Libertad de expresión, Medios de comunicación masiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s