¿Cuál es el interés público y periodístico en la boda religiosa entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera?

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (8 de febrero de 2016)

A unos días de la llegada del Papa Francisco a México, los periodistas Carmen Aristegui, Daniel Lizárraga, Rafael Cabrera, Irving Huerta y Sebastián Barragán, publicaron el reportaje “El expediente secreto de la boda Peña Nieto-Rivera”. Estos periodistas, que en noviembre de 2014 publicaron el reportaje “La casa blanca de Enrique Peña Nieto”, entregan un texto periodístico en el que narran cómo fue que Angélica Rivera logró anular su primer matrimonio religioso para poder casarse con el ahora presidente de México. Según cuenta el texto publicado en el portal de Aristegui Noticias, el proceso de anulación del primer matrimonio de Rivera tuvo irregularidades emanados de actos de corrupción al interior de la Iglesia Católica. El reportaje tendrá influencia en la agenda pública de los siguientes días, pues el Papa Francisco, quien según los reporteros tiene conocimiento de esta trama de corrupción, estará de vista en México del 12 al 18 de febrero. El reportaje ha causado polémica y movido discusiones públicas sobre la pertinencia y relevancia de publicar este tipo de información. Una pregunta importante, por ejemplo, es la que hace el periodista Adrián Carrera, quien cuestiona si el reportaje ofrece información de interés público. En este artículo retomo su pregunta y propongo algunas ideas al respecto, con base en los planteamientos que ha hecho Darío Restrepo, un periodista colombiano que se ha especializado en temas de ética.

 

 

Una línea de discusión sobre el reportaje de la boda entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, tiene que ver con una cuestión ética. ¿Hay una invasión a la privacidad a la vida del presidente y la primera dama? Una boda religiosa, en la mayoría de los casos, pertenece al ámbito de lo privado, pues tiene que ver con una decisión personal de llevar a cabo un rito religioso. En este sentido, por sí mismo, un enlace matrimonial, aunque esté plagado de irregularidades, no justifica un interés público y por tanto, periodístico. No obstante, el caso se complica si los protagonistas son dos personas cuyas vidas son públicas. Por un lado tenemos a una actriz que fue protagonista de programas de televisión con alto rating en México y que ahora es Primera Dama; por otro lado está un político que fue gobernador del estado de México y que ahora es presidente de la República. Sobre este punto, el periodista Darío Restrepo, en su consultorio de ética señala que hay “personas que convierten su intimidad en una mercancía, como es el caso de las celebridades del espectáculo que cambian intimidad por la popularidad necesaria sus carreras”, como puede ser el caso de Angélica Rivera. Además, Restrepo señala que los personajes públicos tienen una intimidad limitada, recortada y que “su derecho a la intimidad no desaparece, pero cuando el bien público está de por medio, el derecho del personaje, político o funcionario, se disminuye”. Ante la relevancia pública de los personajes en cuestión, se abre la puerta para que la historia Peña-Rivera tenga sustancia periodística.

Sin embargo, en sus reflexiones sobre ética periodística, Darío Restrepo también expone que “a un candidato a presidente, o a un presidente no se le puede exigir que sea un ejemplo de vida, como debería serlo un sacerdote o un obispo. El funcionario debe ser ejemplar en su conducta como gobernante y defensor de lo público, que es lo que promete al jurar su cargo; pero otra cosa es su desempeño como esposo, o como padre, asuntos que pertenecen a su esfera privada”. En el caso que nos ocupa, las tranzas que Rivera y Peña hicieron para casarse no afectan su trabajo como figuras y funcionarios públicos. Ninguno de los dos violó la ley y, como dice el periodista colombiano, no debemos exigirles una moral que ninguna relación tiene con sus actuales cargos. Aquí da vuelta otra vez el caso y encontramos que el reportaje pierde relevancia periodística.

Al igual que Adrián Carrera, Darío Restrepo sugiere que para valorar la pertinencia de publicar información de lo ámbitos privados e íntimos, hay que preguntarse si lo hechos tienen relevancia pública. En particular, explica que lo íntimo se debe informar si se cumplen dos condiciones: “primero que la intimidad haya sido exteriorizada libremente; y la segunda, que esta exteriorización voluntaria tenga relevancia comunitaria”. Aquí, entonces, hay dos consideraciones más, desde donde desprendo mi conclusión final sobre el caso. La boda entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera sí fue exteriorizada libremente. El reportaje de Aristegui Noticias recuerda que en noviembre de 2008 Peña Nieto informó en el programa de televisión “Shalalá” de TV Azteca, que tenía un romance con Angélica Rivera. Después de esto, la historia es conocida: el enlace nupcial fue publicitado en revistas del corazón y en programas televisivos de farándula. En ningún momento los protagonistas mostraron su interés por mantener la boda con un bajo perfil público, por el contrario, las señas indican que el matrimonio fue parte de una campaña política.

El segundo punto es que el tema tenga una relevancia comunitaria. Hasta este momento, en la exploración del caso a través de las ideas de Restrepo encontramos que el interés público del reportaje no está en el hecho de que dos personas hayan organizado un matrimonio religioso apócrifo y corrupto. No violaron ninguna ley. La relevancia tampoco está en exponer moralmente a dos líderes políticos que hicieron trampa según las reglas eclesiásticas. Si ellos quisieron no observar las reglas de un rito religioso, cada quien sus gustos. Por otro lado, lo que narra el reportaje en nada afecta al Estado laico en México, pues su decisión no tuvo influencia en la elaboración de políticas públicas o en la modificación de alguna ley concerniente a la religión.

A pesar de las consideraciones anteriores, el reportaje sí tiene relevancia comunitaria, la cual yace en dos elementos centrales. El primero está en la documentación de las relaciones de poder entre la Iglesia y el Estado mexicano. El papel político que la Iglesia ha tenido en la historia de México es claro y no hace falta explicarlo a detalle. La Iglesia es uno de los tantos poderes fácticos que influye, de distintas formas, en cómo se toman algunas de las decisiones públicas del país. El reportaje documenta las relaciones y negociaciones entre personajes que tienen una alta ascendencia en la vida política de México. Basta con revisar las vidas políticas de actores religiosos como Juan Jesús Posadas Ocampo, Juan Sandoval Íñiguez o Norberto Rivera, para dar cuenta del poder político de la Iglesia. En política, se sabe, los favores no son gratuitos y siempre hay un quid pro quo. La pieza periodística, entonces, sirve para entender y documentar la complejidad de la vida política en el país.

El segundo elemento tiene que ver con el interés público de entender cómo fue construida la campaña presidencial de Peña Nieto y, en general, las características de las comunicación política contemporánea. Desde su paso por el gobierno del estado de México, Peña Nieto ha sido un político que ha basado su fuerza en un uso muy particular de la comunicación política. Él pertenece a un grupo de políticos que han decidido construir una imagen política mucho más parecida a la de un artista o una celebridad, que a la de un estadista. Su campaña presidencial estuvo plagada de historias de complicidades y corruptelas con medios de comunicación, especialmente con Televisa. Algunas de estas historias están documentadas y otras se reproducen sin prueba alguna. El enlace matrimonial entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera fue, sin duda, una pieza fundamental de la campaña presidencial de 2012, una boda que fue ampliamente difundida en medios de comunicación. En términos culturales, una boda civil no habría tenido el mismo impacto en la opinión pública que una boda religiosa, especialmente en un país donde sus habitantes tienen más confianza en la Iglesia que en los maestros, el ejército o los políticos, y en donde 74% de sus habitantes cree que es relevante hacer un rito religioso para casarse.

Este artículo fue publicado el 8 de febrero de 2016 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cultura y comunicación, Democracia y comunicación, Discurso y poder, Medios de comunicación masiva, Revista Proceso, Sistema de comunicación de México, Televisa, Televisión, Televisión Azteca, Televisoras de México

3 Respuestas a “¿Cuál es el interés público y periodístico en la boda religiosa entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera?

  1. Gracias por el aporte, Juan. Te comparto que en cuanto supe del reportaje entré en un dilema sobre su pertinencia pública y, en consecuencia, si debía retomarlo o no para mi medio. Hice una tabla con dos columnas, una con elementos a favor y otros en contra. Curiosamente hay varias coincidencias con lo que apuntas en tu texto. Terminé retomando el tema convencido por varias de las razones que mencionas, además del hecho de que, según el reportaje, hubo una persona fuertemente perjudicada por las triquiñuelas de la pareja presidencial (el padre Salinas).

    También resaltaría lo que señalas un par de veces: hay elementos para creer que la imagen de Peña como hombre de familia, casado, fue parte fundamental de su campaña rumbo a la presidencia. Además, como bien dijo la periodista Verónica Calderón en Twitter: en las bases del PRI el tema religioso es muy importante.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ilyana

    Hay un elemento que va mas allá de la discusión “privado vs público” y es la corrupción y el abuso de poder. Una persona (EPN) que está en una posición de poder en el gobierno (entonces gob de EdoMex y candidato a la presidencia) usa su influencia y contactos para conseguir, en este caso por parte de la iglesia, algo que le permite seguir acumulando poder (convertirse en presidente). Desde ese ángulo, no debería caber duda de la relevancia del reportaje. No se trata de una actriz casándose en segundas nupcias, igual que en el caso de la casa blanca no se trataba de “balconear” a una actriz por el precio de su casa. Vamos, que no son chismes de las Kardashian…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s