Archivo de la categoría: Milenio Diario

La Crónica de Hoy Jalisco, periodismo local, de capital foráneo

Por Juan S. Larrosa Fuentes (20 de enero de 2014)

Imagen de la primera portada de La Crónica de Hoy Jalisco.

Imagen de la primera portada de La Crónica de Hoy Jalisco.

En un contexto en el cual es difícil pensar que invertir en la prensa escrita es un buen negocio, el 6 de diciembre de 2013 comenzó a circular una edición local en Jalisco del periódico La Crónica de Hoy. Este nuevo periódico, al que han llamado La Crónica de Hoy Jalisco, se une a un sistema compuesto por seis periódicos generalistas: El Informador, El Occidental, Mural, Milenio Jalisco, La Jornada Jalisco y Reporte Índigo. Este nuevo periódico, que tiene muchos retos por delante, confirma una tendencia del diarismo tapatío, en donde hay un número considerable de empresas que editan periódicos locales, pero casi todas ellas de capitalistas externos al estado. Hace quince años, en 1998, se fundó Público, el último emprendimiento de capital local, el cual fue vendido a empresarios regiomontanos un año más tarde. Es así como el día de hoy en Guadalajara solamente circula un periódico de capital local, El Informador, tal vez la publicación más influyente en términos políticos y económicos de la ciudad. Además hay tres publicaciones de origen regiomontano, dos de la capital del país, entre las que se encuentra La Crónica de Hoy Jalisco. Finalmente no está claro si La Jornada Jalisco se puede considerar como un periódico cuyos orígenes económicos provienen de Michoacán o de la Ciudad de México.

La historia de este nuevo diario se remonta al 17 de junio de 1996, cuando La Crónica de Hoy comenzó a circular en la Ciudad de México, como un emprendimiento económico del periodista Pablo Hiriart Le Bert, nacido en 1956 en Chile y radicado en México desde hace ya muchos años. Este periodista trabajó en el semanario Proceso y fue fundador de La Jornada. Además fue director de la agencia Notimex, así como del periódico oficial El Nacional. Actualmente es director del diario La Razón, que circula en la Ciudad de México y colabora regularmente para los medios de Grupo Imagen y para Televisión Azteca. La fundación de La Crónica de Hoy por Pablo Hiriart levantó suspicacias por las estrechas relaciones que este periodista tuvo con Carlos Salinas de Gortari, pues trabajó en la oficina de información de la presidencia y después fue nombrado director del diario El Nacional. Estos hechos hicieron que algunos periodistas[1] y académicos[2] aventuraran la idea de que La Crónica de Hoy fue financiado en sus inicios por el salinismo, aseveración que hasta ahora no ha sido probada. En esta primera etapa, el periódico se caracterizó por ser crítico en contra de la administración de Vicente Fox, pero también de Andrés Manuel López, especialmente durante su primera candidatura presidencial. Sin embargo, el periódico tuvo serias dificultades económicas y realmente estuvo lejos de competir frontalmente con periódicos como El Universal, Reforma o La Jornada, quienes dominan el mercado periodístico de la capital del país.

Ante estos apuros económicos, Pablo Hiriart se asoció con el empresario Jorge Kahwagi Gastine, quien a la postre se hizo de todas las acciones del diario. Luego de las elecciones del 2006 Hiriart y Kahwagi comenzaron a tener serias diferencias por la postura editorial del diario, lo cual propició la salida del director. En esta segunda etapa de trabajo, encabezada por la familia Kahwagi, La Crónica de Hoy suavizó su línea editorial y contrató a Guillermo Ortega Ruiz, un periodista edulcorado, poco crítico y que en su currículum destaca haber sido el sucesor de Jacobo Zabludovsky en el noticiario nocturno de Televisa, puesto en el cual duró un par de años. Desde entonces el periódico ha tenido un bajo perfil y no se le asocia con periodistas o columnistas que tengan voz en el debate nacional. Grupo Editorial Crónica, en tiempos recientes ha tenido dos proyectos importantes: fundar versiones estatales del periódico, como es el caso del recién nacido en Jalisco, y el desarrollo de un canal de televisión en línea, el cual se puede ver desde la página principal de La Crónica de Hoy.

Equipo de trabajo de La Crónica de Hoy Jalisco. Imagen recuperada de la cuenta de Facebook del director del diario, publicada el 26 de noviembre de 2013.

Equipo de trabajo de La Crónica de Hoy Jalisco. Imagen recuperada de la cuenta de Facebook del director del diario, publicada el 26 de noviembre de 2013.

La Crónica de Hoy Jalisco es un periódico que tiene un tiraje de tres mil ejemplares diarios, los cuales se imprimen en la que fue la rotativa del periódico Ocho Columnas, ubicada en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Guadalajara. La falta de una rotativa propia es una debilidad del periódico, pues no tiene el control sobre su producto final. Las oficinas del diario se encuentran en la Plaza Exhimoda y su edición digital está disponible todos los días a partir de las diez de la mañana. En el periódico trabajan diez reporteros, cuatro editores y seis coeditores, lo cual habla de una redacción pequeña. Su formato es tabloide y tiene similitudes con el diseño y secciones de antiguos periódicos como Siglo 21, Público o ahora Milenio Diario. Llama la atención, en las ediciones que hasta ahora he revisado del impreso, que no tiene publicidad. Cada ejemplar del periódico cuesta siete pesos a los lectores.

Es muy prematuro para evaluar el trabajo periodístico de La Crónica de Hoy Jalisco, sin embargo, entre sus fortalezas destaca la contratación de tres periodistas locales con mucha experiencia, como es el caso de Sergio René de Dios Corona, Esperanza Romero y Manuel Falcón, quienes integran la columna vertebral del periódico. Por otra parte, se hicieron de buenos columnistas locales como Juan Carlos Núñez, Andrés Valdez o Jorge Rocha, por mencionar a algunos. Estos nombres son garantía de un buen trabajo periodístico. Habrá que esperar para conocer, con detalle, qué tipo de información se publica en el periódico y si realmente logra producir información que se diferencie de su competencia.

La crisis financiera de la prensa escrita, la fuerte competencia en la plaza de Guadalajara, la inexorable caída en la circulación de los diarios locales, el decrecimiento de lectores de diarios y la baja inversión de publicidad privada en los periódicos, son elementos de un contexto que este nuevo medio de comunicación tendrá que sortear y combatir con la formación de nuevos periodistas y lectores, con la construcción de nuevos modelos de financiamiento y con el emprendimiento en el campo del periodismo digital.

Más información:

Mora, M. (2013). De los jaliscienses y para los jaliscienses. La Crónica de Hoy Jalisco. Guadalajara, México. http://www.cronicajalisco.com/notas/2013/1923.html

De Dios Corona, S. R. (2014). Un nuevo diario, una buena noticia: nace La Crónica en Jalisco. La Crónica de Hoy Jalisco. Guadalajara, México. http://www.cronicajalisco.com/notas/2013/1965.html


[1] “Sale Pablo Hiriart Del Diario La Crónica,” Proceso, consultado el 19 de enero de 2014, http://www.proceso.com.mx/?p=204904.

[2] Eva Salgado Andrade, “La prensa escrita en México frente al cambio de régimen,” Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales XLIX, no. 199 (2007): 35–62, http://www.redalyc.org/resumen.oa?id=42119903.

Este artículo fue publicado el 19 de enero de 2014 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Crisis de la prensa escrita, Economía política de la comunicación y la cultura, Industrias culturales, La Crónica Jalisco, Media Watch, Medios de comunicación masiva, Milenio Diario, Periódicos de Guadalajara, Prensa, Siglo 21, Sistema de comunicación de Guadalajara

El medio ambiente en la prensa mexicana: entre la marginalidad y el alarmismo

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (24 de junio de 2013)

Uno de los grandes retos que enfrenta la humanidad del siglo XXI es el cuidado del medio ambiente. Después de dos siglos de devastación ambiental, en los que el grueso de la población mundial participó en un modelo de desarrollo capitalista, basado, entre otras cosas, en la sobreexplotación de recursos naturales, los ecosistemas del planeta se han visto seriamente amenazados. El reto de revertir esta tendencia es sumamente complejo, pues involucra a la población de todo el mundo, así como a los gobiernos de cada una de las naciones que habitan el planeta. Este reto no puede afrontarse sin la comunicación, ya que resultaría imposible informar sobre el problema a miles de millones de personas y después, organizarlas para transformar el orden de cosas. Este es el telón de fondo de un trabajo de investigación que buscó identificar las características más importantes de la información que publican los llamados diarios de circulación nacional sobre medio ambiente y cambio climático.[1] Una de las conclusiones más importantes de este estudio, es que estos temas ocupan un lugar marginal en la prensa mexicana.

Este trabajo de investigación fue llevado a cabo entre la maestría de Educación Ambiental del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad de Guadalajara y Quid, el observatorio de medios del Departamento de Estudios Socioculturales del ITESO.[2] El ejercicio consistió en analizar el contenido de los cinco diarios de mayor circulación nacional: El Universal, Reforma, Milenio Diario, Excélsior y La Jornada y observar, detenidamente, la información relacionada con el medio ambiente y el cambio climático. Se analizaron las ediciones del 25 de mayo al 16 de junio de 2010, en total fueron 23 días. Es importante señalar que los resultados de la investigación se vieron afectados por dos motivos. El primero es que el 5 de junio es el día mundial del medio ambiente, por lo que normalmente ese día se publican más notas en la prensa. Y el segundo, porque durante el periodo de análisis ocurrió un derrame petrolero en el Golfo de México que acaparó la mirada de la prensa durante varios días. Es probable que sin estas dos condicionantes, los periódicos hubieran publicado menos información sobre el tema en comento.

Los resultados de esta investigación, que se pueden consultar en diversos artículos y reportes, arrojan conclusiones importantes. La primera es que hay una baja presencia del tema del medio ambiente y del cambio climático. Los cinco periódicos estudiados publicaron, en 23 días, 1,621 productos informativos relacionados con el medio ambiente, entre textos, infografías y fotografías, de los cuales solamente 104 tuvieron como tema central el cambio climático. Excélsior fue el que más productos informativos publicó (553, equivalentes al 33%), seguido por Reforma (30%), El Universal (21%) y al final, Milenio Diario (11%)  La Jornada (5%).

En este estudio se encontró que de los 1,621 productos informativos, 811 fueron notas informativas, 615 fotografías, 71 infografías, 54 textos de opinión, 26 reportajes y 20 caricaturas. El resto fueron crónicas, entrevistas o trascendidos. Si al total de productos informativos restamos los gráficos (fotografías, infografías y caricaturas), encontramos que los cinco periódicos publicaron  915 textos. Según diversos análisis de contenido hechos en el observatorio Quid, un periódico mexicano publica, en promedio, 130 textos por día. Esto quiere decir que estos cinco periódicos de circulación nacional dedicaron tan solo 6.1% de sus notas para abordar el tema del medio ambiente.

Sin embargo, este tópico no solo es marginado en cuestión de número de notas publicadas. El tamaño de las notas también es muy pequeño. 67% de las notas ocuparon menos de un cuarto de plana, 23% fueron de un cuarto de plana y solamente 2% merecieron una plana completa. Estos datos evidencian un vicio informativo contemporáneo: el encapsulamiento y descontextualización de la información. En notas pequeñas, de menos de quinientos caracteres (dos párrafos), difícilmente un periodista podrá dar un contexto pertinente, por ejemplo, de las causas del cambio climático.

Además de que es poca la información sobre medio ambiente y cambio climático en la prensa nacional, las características cualitativas tampoco son muy halagüeñas. A través del análisis de contenido se pudo demostrar que son muy pocos los periodistas especializados, pues la mayoría de las notas fueron escritas por distintos reporteros. De todas los productos informativos analizados, 850 fueron elaborados por periodistas o fotorreporteros, equivalentes a 52% del total de la muestra. El 30%, es decir 479 notas, fueron de agencia, mientras que 183 no especificaron su procedencia y 119 fueron firmadas por la redacción. Lo que llama la atención, es que son pocos los reporteros especializados en el tema, pues de los 850 productos elaborados por reporteros, 200 de ellos tuvieron una autoría distinta. Esto quiere decir que, a diferencia de otras secciones del periódico, como la política, la económica o la cultural, hay muy pocos profesionales de la información especializados en el tema del medio ambiente. La consecuencia más importante de esta situación, es que se produce información de baja calidad, descontextualizada y sin la profundidad que le podría dar una persona que cotidianamente está dedicada al tema. Imaginen qué pasaría si el periódico Reforma encargara a sus periodistas más jóvenes e inexpertos, informar a sus lectores sobre la vida de la Bolsa Mexicana de Valores.

Otros rasgos característicos de esta información, es que una buena parte es de carácter internacional y en muchas ocasiones con un tono alarmista. De los 1,621 productos informativos, 42% fueron de temas internacionales, 22% nacionales, 21% locales y 15% regionales. Esto ya ha sido demostrado en estudios previos: la información sobre medio ambiente y desastres naturales tiende a publicarse en la sección internacional, pues esto da una sensación de seguridad a los lectores (y supongo, también a editores y reporteros). Es la seguridad de saber que en España se están quemando cientos de hectáreas de pastizales o que en un país lejano hay un derrame petrolero, pero que en nuestro entorno más próximo todo funciona de maravilla. Esta información es alarmista y llega a tonos amarillistas, pues es común ver noticias o fotografías de gran formato, sobre las desgracias que ocurren lejos de México. Este rasgo no es muy útil para crear una conciencia global sobre el deterioro del medio ambiente, pues lo que genera es una actitud poco solidaria: si a mí no me afecta, para qué tomar cartas en el asunto.

Por último, destacaría que el estudio también documenta que, en general, las notas analizadas sobre medio ambiente y cambio climático tendieron a ser acríticas. La tendencia fue encontrar notas que presentaban información dura sobre un hecho, pero sin explicaciones que profundizaran respecto a sus causas, muchas veces relacionadas con la crisis ambiental global, consecuencia de un modelo de desarrollo y de gestión de los gobiernos contemporáneos.

Los medios de comunicación, a través de la práctica periodística, están llamados a ser una de las herramientas más importantes para revertir las tendencias destructivas de nuestro entorno. La información periodística profesional y crítica puede ser una gran palanca para poner en común los problemas a los que nos enfrentamos y las soluciones que podemos tomar para resolverlos. La información sobre medio ambiente, tendría que ser, a decir de los expertos de la Universidad de Guadalajara que trabajaron en esta investigación, una fuente de información, pero particularmente una dimensión o enfoque que siempre tendría que tener el abordaje periodístico. Así como hay secciones de política, economía o cultura, también tendría que haber una sobre el tema que nos ocupa. O, por otro lado, tendría que ser un abordaje transversal en la investigación periodística. Si se reporta que comenzará la construcción de una carretera, tendría que abordarse cómo fue que se asignó la tarea a tal o cual empresa (dimensión política), cuánto va a costar y cuántos empleos generará (dimensión económica), pero también qué impactos ambientales acarreará esta medida.

Desafortunadamente, no hay señales que indiquen que la cobertura sobre medio ambiente que los diarios mexicanos generan, vaya a cambiar en fechas próximas.

Miscelánea

Hoy, 24 de junio de 2013, comienza a transmitirse un nuevo espacio de noticias en la radio local. Cecilia Márquez encabezará el noticiario vespertino de Noticias MVS Jalisco. Este programa se transmitirá todos los días a través del 101.1 de Frecuencia Modulada, dentro de la programación de EXA FM. Cecilia Márquez también trabaja como conductora de noticias de C7, antes Sistema Jalisciense de Radio y Televisión.


[1] Que en realidad no son diarios de circulación nacional. Son diarios que se editan en la Ciudad de México y que tienen algunos temas que interesan a todo el país. Sin embargo, su circulación en ciudades comunidades fuera de la capital del país, es marginal.

[2] La investigación fue dirigida, en la parte medioambiental por Javier Reyes y Elba Castro, ambos investigadores de la Universidad de Guadalajara y en la parte comunicacional por Juan Larrosa, de la Universidad ITESO. El equipo de investigación, además, estuvo integrado por Nalleli Gabriela Gómez, Sofía Monroy, Mariana Reyes y Ana Álvarez.

 

Este artículo fue publicado el 24 de junio de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

1 comentario

Archivado bajo Calidad de los medios de comunicación, La Jornada, Media Watch, Medios de comunicación masiva, Milenio Diario, Observatorios de medios, Periódicos de México (nacionales), Prensa, QITESO: Análisis Crítico de Medios, Reforma, Sistema de comunicación de México

De índices y percepciones: ¿alguien duda de la corrupción en México?

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

Según el “Índice de percepción de corrupción 2009”, elaborado por Transparencia Internacional, México ocupa el lugar 89 de 180 países, con una calificación de 3.3 en una escala de 10 puntos, es decir, está reprobado. La noticia cayó como una bomba en suelo mexicano y en terreno fértil para un espacio público en el que, a nivel nacional, se han discutido temas fundamentales para el país como la construcción del presupuesto para el siguiente año en medio de un escenario de crisis económica, el desmantelamiento de Luz y Fuerza del Centro, o los cotidianos asesinatos de periodistas que cubren el tema del narcotráfico. Estos temas están relacionados ampliamente con la corrupción del Estado mexicano. En otras palabras, quienes habitamos este país, sin leer el documento de Transparencia Internacional, sabemos y percibimos muy bien, que vivimos en un país corrupto. La corrupción la padecemos pero también la construimos; la señalamos pero poco hacemos por erradicarla. Ante esta nota, Quid ITESO: Análisis Crítico de Medios, apunta algunas ideas.

  1. Periodismo de poca investigación. En una breve revisión que hicimos de las notas aparecidas en distintos espacios informativos (Grupo Milenio, Grupo Reforma, El Universal y La Jornada), encontramos que el tema se trató con poca profundidad. Los textos estuvieron enfocados a resaltar el bajo lugar que México ocupa en el índice de corrupción. Pero también es relevante informar qué características tiene Transparencia Internacional, quiénes lo presiden y de dónde obtienen los recursos para hacer su trabajo; importante estudiar la metodología utilizada y sus indicadores. Falta más trabajo de investigación y análisis críticos. Por ejemplo, el estudio se basa en la percepción de “consultores especializados” y no en un trabajo de campo de mayor amplitud; los rubros que analizan están muy orientados a dimensiones comerciales y jurídicas y dejan de lado otras muy importantes para analizar el tema de la transparencia y corrupción como la política y cultural. Al revisar la información, nos queda la duda de si los periodistas realmente leyeron el “Índice de percepción de corrupción 2009”.
  2. ¿Cuál es el objetivo de transformar el Estado mexicano? Este índice, se realiza, entre otras cosas, para establecer grados de confiabilidad de inversión e intercambio comercial con un país. En México, luego de casi veinte años de gobierno de una clase política finamente adiestrada en las artes de la economía capitalista, los resultados, políticos y económicos, son terribles. Muchos creemos que debemos combatir la corrupción para vivir tranquilamente y con seguridad; para tener derecho a la salud y a la educación; para que nuestros impuestos de distribuyan con equidad y que no sirvan para financiar a una clase política mezquina; pero no creemos que se deba combatir la corrupción para que los empresarios puedan hacer mejores negocios o para que lleguen nuevas trasnacionales o capitales golondrinos.
  3. Derecho a la información, transparencia y rendición de cuentas. Para muchos analistas, parte de las acciones rescatables del sexenio foxista fue el impulso que se le dio al tema de la transparencia a través de la creación de leyes y de institutos ciudadanos como el IFAI. Con mucho trabajo, los gobiernos mexicanos (federal, estatales y municipales), han tenido que abrir sus archivos ante la opinión pública. El proceso de conocer esa información todavía es muy deficiente y discrecional. Pero ahora nos topamos con otro grave problema: el cinismo. Emilio González Márquez es muy transparente cuando nos dice que le va a dar dinero público a entes privados (Iglesia, empresarios de la RATO, la golfista Lorena Ochoa), pero si alguien le pregunta el porqué, la respuesta puede ser una mentada de madre. ¿Por qué los políticos toman las decisiones como las toman? Luego de la transparencia, viene la rendición de cuentas.

La corrupción atenta contra el trabajo de un Estado, contra la convivencia comunitaria, contra la libertad de expresión. Ahora, más que nunca, las iniciativas ciudadanas que piden cuentas a los políticos y que luchan por la reivindicación de derechos, son de vital importancia para la transformación de esta práctica (corrupción) tan acendrada en la sociedad mexicana.

Deja un comentario

Archivado bajo Democracia y comunicación, Derecho a la información, La Jornada, Milenio Diario, Periódicos de México (nacionales), Reforma, Sistema de comunicación de México, Transparencia y rendición de cuentas