Archivo de la etiqueta: Pew Research Center

Moments, News y Notify: el desplazamiento del poder comunicativo de los medios de comunicación a las plataformas virtuales

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (9 de noviembre de 2015)

Tomado de FishbowlNY

Tomado de FishbowlNY

La crisis de la prensa escrita y del periodismo en general, son temas que han sido discutidos desde hace por lo menos una década. Cada cierto tiempo aparece la noticia del cierre de un periódico o del despido masivo de empleados en medios de comunicación. Cada año, organizaciones como PEW en Estados Unidos o el instituto Reuters en Inglaterra, informan que las cifras de circulación y lectoría siguen a la baja, y que en la radio y la televisión hay un incremento en la prensa partidista y una disminución en los espacios informativos. Por el contrario, desde hace mucho escuchamos que el futuro está en Internet y que los consumidores de noticias ya no están dispuestos a pagar por la información periodística ni a leer en un soporte tan antiguo como el papel. Lo cierto es que hasta ahora Internet ha sido un buen experimento de las industrias informativas que piensan en su sobrevivencia, pero el negocio de las noticias sigue produciéndose y financiándose en las industrias de comunicación como la prensa, la radio y la televisión. Sin embargo, en meses recientes han aparecido diversas informaciones que a muchos han hecho pensar que ahora sí, estamos ante una gran transformación informativa.

En Estados Unidos hay un gran entusiasmo por el desarrollo tecnológico que está ocurriendo en este país, especialmente en California, en donde están asentadas las oficinas de grandes empresas como Alphabet (antes Google), Facebook, o Yahoo!, solo por mencionar a algunas de las más conocidas. Todos los días aparecen noticias del nacimiento de una empresa, del desarrollo de una aplicación que revolucionará al mundo, o el lanzamiento de la última actualización para un gadget. Este entusiasmo, que a veces llega al furor y la histeria, no es nuevo. Desde hace mucho que estas noticias aparecen en sitios mundialmente conocidos como el New York Times o el Financial Times, pero también en blogs y sitios menos conocidos. Lo que ha cambiado es que los nuevos gigantes de la comunicación han comenzado a dar muestras claras de su interés por el mundo informativo y periodístico. El caso de Facebook es un claro ejemplo de ello, aunque no el único.

En meses recientes el centro de investigación PEW publicó un estudio titulado “Los millennials y su consumo de información política.” El dato que más sensación causó de este informe es que 61% de los millennials en Estados Unidos utilizan Facebook para encontrar y leer información política. Esto supone un cambio muy relevante en el consumo periodístico de la población joven en este país. Ya sabíamos que los jóvenes no leen los periódicos, que tampoco consumen telediarios y que la mayor parte del tiempo utilizan Internet como un medio de socialización. Lo desconocido hasta ahora era que no solamente son usuarios intensivos de las llamadas redes sociales, sino que una fuente importante para el consumo de piezas periodísticas está en Facebook y otras redes como Twitter o Snapchat. Con esta información queda claro que se muy complicado, por no decir imposible, que los periódicos, la radio o la televisión, como plataformas de distribución comunicativa, logren atraer las miradas de la generación millennial, una población que va de los 15 a los 35 años. Al parecer quedaron lejos los días en los que todo un país se informaba a través de dos o tres telediarios nocturnos, una decena de diarios de circulación nacional, y un sistema monopólico de prensa local.

PEW Research Center

PEW Research Center

Tiempo después de conocerse la información difundida por el centro PEW, Facebook anunció un acuerdo de colaboración con algunas de las ediciones digitales de medios internacionales como BuzzFed, BBC News, National Geographic, The Atlantic, NBC News y el New York Times. El acuerdo consiste en que estos medios de comunicación producirán parte de su contenido especialmente para Facebook. Esto quiere decir que cuando un internauta vea alguna de estas publicaciones en Facebook, en lugar de que el enlace que pulse lo lleve al sitio Web del medio de comunicación, el enlace lo llevará a la información dentro de la plataforma de Facebook. Con esto el usuario gana rapidez en la navegación, pues los enlaces se cargan y despliegan de forma mucho más veloz y con un diseño amigable para la plataforma. Estos medios de comunicación pueden escoger entre insertar publicidad dentro de sus publicaciones sin pagarle un centavo a Facebook, o permitir que Facebook se encargue de la publicidad bajo una comisión del 30%. ¿Qué ganan los medios con este acuerdo? Una audiencia potencial de mil millones de usuarios activos (1.4 billones en inglés), un mejor servicio para sus usuarios, e información detallada sobre cómo, cuándo y dónde consumen su información en Facebook. Por su parte, Facebook obtiene algunos de los mejores contenidos periodísticos del mundo, con un costo cero para sus audiencias. Aparentemente parece un trato en el que todos ganan, lo cierto es que, según ha trascendido, los medios no tuvieron un gran poder de negociación ante una plataforma que de cualquier forma es una herramienta importante para la distribución de su contenido. Por ejemplo, Facebook acarrea entre 16 y 32% del tráfico del New York Times.

Nuevos agregadores de noticias. Imagen tomada del Financial Times.

Nuevos agregadores de noticias. Imagen tomada del Financial Times.

De acuerdo al Financial Times, el día de hoy, 9 de noviembre de 2015, Facebook lanza su nuevo sistema de agregación de noticias. Este nuevo sistema de agregación será una aplicación distinta a Facebook y tendrá el nombre de Notify (“notificación” en español). Según el periódico FT, los usuarios del nuevo servicio de Facebook podrán tender acceso a miles de noticias provenientes de medios de comunicación como Vogue, Mashable, CNN, Washington Post, CBS o Comedy Central. El lanzamiento de Notify está precedido, sin duda, por la alta demanda de noticias en Facebook, pero también por las estrategias de agregación de noticias que otras compañías están lanzando al mercado. En septiembre Apple puso en marcha su servicio News (“noticias” en español), el cual cuenta con servicios de medios como CNN, The Atlantic, o Time Magazine. Y en octubre Twitter lanzó Moments (“momentos” en español), un servicio, que en lo personal me parece fantástico, y que ofrece la selección informativa de un equipo de editores quienes crean historias periodísticas a través de tuits y videos producidos por medios de comunicación, reporteros, celebridades o personas comunes y corrientes.

¿Qué interpretación se le puede dar a todo esto si a primera escucha estas noticias suenan al coro que celebra la innovación tecnológica en Palo Alto? Las hipótesis son muchas y darán para varias entregas de esta columna. En esta ocasión dejo sobre la mesa la que a mi parecer es la hipótesis más interesante. Con estos movimientos, los medios de comunicación tradicionales, es decir, la prensa, la radio y la televisión, están en riesgo de convertirse en simples agencias de noticias que surten información a plataformas como Facebook, Twitter o Snapchat. Luego de varios años de existencia, las redes sociales virtuales han absorbido, entre otras cosas, algunas de las funciones que antes recaían exclusivamente en los medios masivos de comunicación. La primera usurpación ha sido en el terreno de la agregación de contenidos. Por ejemplo, una de las tareas más importantes de un periódico es publicar una edición diaria con una variedad informativa amplia. Ahora esa variedad aparecerá, gratuita y personalizada, en News de Apple. La segunda usurpación ocurre en el terreno de la distribución. Siguiendo con el ejemplo, un periódico distribuye todos los días su producto físico entre sus lectores a través de un largo y engorroso proceso de impresión del producto y posterior distribución a través de voceadores, quioscos, tiendas de autoservicio, suscripciones y más. Ahora Facebook podrá hacer una distribución de noticias teledirigida entre sus más de mil millones de usuarios.

A finales de los años noventa era común escuchar el discurso utópico y emancipador sobre Internet que señalaba que la red de redes terminaría por democratizar el mundo contemporáneo. Las cosas han cambiado. Actualmente no estamos ante la lucha entre el bloguero David quien batalla en contra del conglomerado mediático Goliat. Con las noticias que hemos escuchado en los últimos meses podemos decir que estamos ante el remplazo y actualización de Goliat.

Este artículo fue publicado el 9 de noviembre de 2015 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Aquí, el podcast original:

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Democracia y comunicación, Economía política de la comunicación y la cultura, Facebook, Industrias culturales, Internet, Medios de comunicación digitales, Medios de comunicación masiva, Neoliberalismo, Periódicos digitales, Prensa, Radio, Televisión, Televisión digital, Twitter

El mundo de la información móvil o de las transformaciones en las formas de comunicarnos

Por Juan S. Larrosa-Fuentes

Por lo rápido de los cambios en la comunicación, a veces ni nos percatamos de ellos. Hace un par de años me decía mi abuela que cuando ella tenía mi edad, allá en los años cincuenta, le parecía inimaginable estar caminando por la calle y, al mismo tiempo, conversar con alguien en otra parte del mundo. Tampoco entiende que el consumo de música o literatura se esté desplazando a lo digital, pues para ella la lectura o la escucha de música están asociados a la posesión y colección de objetos. ¿Cómo puedes tener una novela o un poemario sin tener un libro? Para ella, que nació a finales de la década de los veinte del siglo pasado, la detección de estos cambios en la comunicación son muy evidentes, pues atestiguó el desarrollo de la radio y la televisión, después de la telefonía fija y móvil y más reciente todo el entramado comunicacional que supone la convergencia digital e internet. ¿Hacia dónde se está moviendo el desarrollo de las nuevas tendencias de comunicación?

En semanas recientes, el Pew Research Center, con sede en Washington, publicó los resultados de una encuesta nacional sobre el consumo de noticias en Estados Unidos. El estudio se llama “El futro de las noticias móviles” o, también se podría traducir como “El futuro de las noticias en dispositivos móviles”. Esta encuesta fue realizada entre el 29 de junio y el 8 de agosto de 2012 a 9,513 adultos mayores de 18 años. El trabajo es extenso y solamente comentaré algunos de sus resultados más importantes. Por ejemplo, establece que más de la mitad de los encuestados se conecta a internet a través de un teléfono móvil o de una tableta. Los usos que se le dan a estos aparatos y a esta conectividad, por orden de importancia son el envío de correos, la búsqueda de noticias, el uso de videojuegos o redes sociales, la lectura de libros digitales, el consumo de películas, compras o la lectura de revistas. Por otro lado, me llamó mucho la atención la caída en ventas de Apple, pues en 2011 esta marca tenía controlado 81% del mercado de dispositivos móviles y este año bajó a 52%, Androide va en aumento y en 2012 se hizo del 48% de este mercado. Finalmente, el dato más importante es que a los usuarios les encanta consumir noticias en internet (es la segunda actividad que realizan con mayor frecuencia después de usar su correo electrónico), no les gustan los anuncios y no desean pagar por la información.

Lo anterior ocurre en Estados Unidos, ¿y en México? Al parecer, el escenario no es muy distinto. Según un estudio realizado por la AMIPCI, en 2011 hubo 40 millones de internautas en México. La cifra me parece exagerada y la crearon a partir de una serie de estadísticas cruzadas de la COFETEL y de INEGI. Pero tomando como cierta esta información, esta cifra establece que un tercio de los mexicanos ya estamos conectados a internet. De todo ese universo, tres millones de usuarios pertenecen a Jalisco. Es interesante notar que 58% de los internautas reportó tener un Smartphone en 2011, una cifra que se duplicó en tan solo un año. Al igual que en Estados Unidos, la actividad más común de los usuarios fue el enviar y recibir correos electrónicos, después el uso de redes sociales y en tercer lugar el consumo de noticias.

Aunque todavía no es algo consumado, al parecer, el futuro de la comunicación humana estará basada en dispositivos móviles como tabletas o los llamados teléfonos inteligentes. Durante el siglo XX la humanidad desarrolló una serie de tecnologías capaces de reproducir grandes cantidades de información a través de territorios muy amplios. El telégrafo, el teléfono, la prensa, la radio o la televisión se encargaron de conectar a las masas y de distribuir, entre ellas, noticias, entretenimiento o publicidad. Esta modalidad de la comunicación se basó en la instalación de distintos tipos de dispositivos en espacios públicos y privados, en donde las personas podían acercarse para recibir la información. Por ejemplo, para enviar o recibir un telegrama, había que acudir a una oficina pública; para hablar por teléfono era menester portar algunas monedas y acudir a una cabina; para ver la televisión o escuchar la radio, teníamos que acercarnos a los aparatos reproductores, que bien podían estar en una sala de estar o en una alcoba.

Pues bien, el orden de cosas ha cambiado y tal como mi abuela se sorprende al respecto, ahora estamos ante la posibilidad de estar conectados todo el tiempo a través de los dispositivos móviles. Las estaciones anteriores de comunicación eran pocas y rudimentarias. Actualmente no necesitamos ir a ver la televisión o ir a hablar por teléfono. Mientras tengamos la tecnología y los recursos necesarios, lo podemos hacer prácticamente desde cualquier parte del mundo. Y aunque es evidente y nada despreciable la brecha digital (en México dos de cada tres ciudadanos no tienen acceso a la red), el mundo capitalista está en la búsqueda de crear un mercado planetario que sea capaz de estar conectado a internet de forma permanente. Un caso emblemático se puede observar en las tiendas Elektra de Ricardo Salinas Pliego, en donde prácticamente cualquier persona puede hacerse de un teléfono inteligente, aunque quede destinado a pagarlo el resto de sus días.

Imagino que en el futuro los teléfonos inteligentes o tabletas serán aparatos que puedan estar conectados directamente al cuerpo humano y que permitan que cada persona sea un nodo dentro de una red planetaria de comunicación. Por supuesto, es tan solo una especulación futurista. Sin embargo, en el tiempo presente, esta nueva realidad arroja una serie de preguntas que seguramente se irán respondiendo paulatinamente en los siguientes años. ¿Cómo será la producción y el consumo de noticias bajo este nuevo esquema de noticias? ¿De qué forma cambiarán los contenidos audiovisuales como las series, las películas o los videojuegos? ¿Cómo serán las nuevas empresas que generen este tipo de contenidos? ¿Sobrevivirán las actuales organizaciones y empresas que se encargan de producir la comunicación en el mundo? ¿Cómo se integrarán las distintas clases sociales al mundo de la comunicación digital? ¿Cuáles serán las nuevas relaciones de poder y por tanto, las inequidades, en este mundo de la información móvil?

Este artículo fue publicado el 5 de noviembre de 2012 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

1 comentario

Archivado bajo Economía política de la comunicación y la cultura, Industrias culturales, Internet