Archivo de la etiqueta: Reforma

Quince años de Mural en Guadalajara

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (25 de noviembre de 2013)

El 20 de noviembre de 2013, en su decimoquinto aniversario, el periódico Mural cambió su diseño gráfico.

El 20 de noviembre de 2013, en su decimoquinto aniversario, el periódico Mural cambió su diseño gráfico.

Hace quince años, México estaba recuperándose de una de sus peores crisis políticas y económicas luego de la devaluación del peso, el asesinato de varios políticos de gran calibre y del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. En Jalisco, el sexenio de Alberto Cárdenas Jiménez, el primer gobernador no priísta del estado, iba a medio camino. En medio de este contexto, Alejandro Junco de la Vega decidió dar un paso más en su expansión periodística y puso a circular a Mural en la ciudad de Guadalajara, el 20 de noviembre de 1998. Con este nuevo emprendimiento, el empresario regiomontano cerró la pinza y logró crear lo que a la postre se denominó como el triángulo de oro, un mercado de lectores y anunciantes conformado por las tres ciudades económicamente mas poderosas del país: Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México. Quince años después, Mural se ha convertido en uno de los periódicos más relevantes de la capital de Jalisco.

La genealogía de Mural proviene del norte del país, específicamente de Monterrey. A lo largo de tres generaciones, la familia Junco de la Vega ha incursionado en la producción de periódicos, primero con El Sol, que comenzó a circular en 1922 y después con El Norte, que fue la punta de lanza para el resto de los emprendimientos periodísticos que terminarían por consolidarse bajo el nombre de Grupo Reforma en los años noventa. Esta raigambre regiomontana es relevante para entender a Mural, pues los periódicos del Grupo Reforma pertenecen a una clase empresarial ligada a doctrinas socialcristianas. Esta clase empresarial fue un fuerte contrapeso de los gobiernos priístas de centro izquierda, como el de Lázaro Cárdenas,[1] y en ocasiones, una clase empresarial aliada a gobiernos de ideología neoliberal. No es casual que el desarrollo más importante de Grupo Reforma se haya dado en los últimos veinte años.

La historia de este consorcio es larga y me parece, una tarea pendiente para historiadores, pues hay realmente muy poca información disponible al respecto. El gran salto de la familia Junco de la Vega ocurrió en 1993, cuando decidieron poner a circular un periódico en la capital del país al que nombraron Reforma y que a veinte años de su nacimiento, es uno de los rotativos más importantes y de mayor calidad en el país.[2] En 1998 comenzó a circular Mural en la ciudad de Guadalajara con una inversión, según la revista CNNExpansión de más de quince millones de dólares, una cantidad altísima, si se compara con la inversión que capitalistas locales hicieron para echar a andar Público, inversión que apenas superó el millón de dólares. Según narra el reportaje, Grupo Reforma desplegó carteles por toda la ciudad anunciando la llegada de Mural, con el slogan “expresión de Jalisco” y con un logotipo que retoma la pintura titulada “El hombre de Fuego”, del pintor José Clemente Orozco y que se encuentra en la cúpula del Instituto Cultural Cabañas: “A esta campaña, Público respondió con más carteles, en lo que Siglo 21, todavía con vida, tituló como ‘la guerra de cabritos’ por el ingrediente regiomontano en el capital de ambas firmas editoriales”.[3]

En tiempos actuales de vacas flacas en el periodismo local, Mural es la mejor publicación que tiene Guadalajara, pues es un periódico que cuenta con una fuerte estructura nacional y es apuntalado comercial y periodísticamente por periódicos en Monterrey y la Ciudad de México. Es el periódico que tiene la mejor calidad en su impresión y tiene una edición relativamente bien cuidada, aunque insisten en redactar sus cabezas comenzando con un verbo y capitalizar algunas palabras como si escribieran en inglés. Es, junto con El Informador, el periódico que más periodistas, fotógrafos y diseñadores tiene, lo cual lo convierte en un productor informativo relevante en la región. Además, cuenta con una sección de opinión integrada por escritores serios y profesionales. Su página web goza de un diseño limpio y de contenidos que se actualizan en todo momento, también me parece la mejor publicación en línea de la ciudad. Por último, diría que una de las grandes virtudes de Mural es que conocen muy bien a su audiencia, pues constantemente hacen encuestas y entrevistas con sus lectores y hacen uso de consejos editoriales integrados por ciudadanos. Esta información Mural la toma en cuenta para desarrollar sus contenidos periodísticos, lo cual le resulta muy rentable.

Ahora bien, Mural está lejos de ser un periódico que marque época. Insisto, es el mejor periódico en un contexto de pobres competidores. Es un periódico periodísticamente conservador que no busca innovar en las formas de hacer periodismo, pues sus energías innovadoras la concentra en cómo comercializar mejor su producto. En Mural leemos notas cortas e impactantes, pero muchas veces descontextualizadas y pobremente escritas. Mural es un periódico que le otorga poca libertad a sus periodistas, a quienes convierte, en muchas ocasiones, en maquiladores informativos con poca creatividad para investigar o para desarrollar un estilo propio.

En sus esfuerzos por comercializar un periódico en escenarios económicos tan adversos, Mural y Grupo Reforma han recurrido a emprendimientos cuestionables desde una dimensión ética. La sección de seguridad de Mural y su hermano menor, el tabloide policial Metro, son ejemplos de un periodismo que busca generar lectores a través de la publicación de textos y de imágenes que tienen una construcción muy pobre sobre el fenómeno de la violencia y la seguridad pública y que muchas veces violan las garantías individuales de aquellos que aparecen grotescamente retratados en sus páginas. Del otro lado de este espectro, Mural también invierte una gran cantidad de recursos en desarrollar un “periodismo de sociales”, en donde aparecen las clases altas de la ciudad y muestran cómo se casan, cómo viven y a dónde van a vacacionar. Además de superficial, es un periodismo que alimenta la construcción de una sociedad que tiene fuertes rasgos clasistas.

Luego de quince años de un intenso trabajo, Mural todavía tiene mucho camino por delante. En el horizonte aún no se disipan los nubarrones que amenazan la supervivencia económica de la prensa escrita y a mi parecer, la política de cobrar por sus contenidos en Internet, así como su negativa para participar en otros medios como radio o televisión, pueden ser decisiones que comprometan, a futuro, la vida de este proyecto periodístico. Los retos de Mural están en la creación de públicos, específicamente de lectores y en la posibilidad de invertir en investigaciones que innoven el desarrollo del periodismo en línea.

Otros artículos en este blog relacionados con el periódico Mural y Grupo Reforma:


[1] Para más información sobre el tema ideológico de los orígenes de Grupo Reforma, ver: Pussetto, C. S., Vázquez, N. J. G., & Esparza, J. D. P. (2008). Análisis de la ideología empresarial regiomontana. Un acercamiento a partir del periódico El Norte. CONfines de Relaciones Internacionales y Ciencia Política, 4(7), 11–25. Recuperado de http://148.215.2.11/resumen.oa?id=63340701

[2] Al respecto, aparecieron publicados algunos artículos en la prensa nacional en días recientes. Recomiendo: Alcocer, J. (2013) “Que 20 años no es nada”, en Reforma, 19 de noviembre, México; Arreola, F. (2013). Reforma, 20 años después: el mejor diario impreso con una excelente web, pero…. SDPnoticias.com. Recuperado de http://www.sdpnoticias.com/columnas/2013/11/21/reforma-20-anos-despues-el-mejor-diario-impreso-con-una-excelente-web-pero; y Silva-Herzog, J. (2013). Una crítica. Reforma. Recuperado de: http://www.andaryver.mx/lunes/una-critica/

[3] Rico, G. (1999) “La guerra civil de los diarios tapatíos”, en Expansión, abril, México, pp. 66 – 73. Recuperado de http://www.cnnexpansion.com/expansion/2011/09/14/la-guerra-civil-de-los-diarios-tapatos

Este artículo fue publicado el 25 de noviembre de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Crisis de la prensa escrita, Economía política de la comunicación y la cultura, Medios de comunicación masiva, Mural, Periódicos de Guadalajara, Prensa, Sistema de comunicación de Guadalajara

El medio ambiente en la prensa mexicana: entre la marginalidad y el alarmismo

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (24 de junio de 2013)

Uno de los grandes retos que enfrenta la humanidad del siglo XXI es el cuidado del medio ambiente. Después de dos siglos de devastación ambiental, en los que el grueso de la población mundial participó en un modelo de desarrollo capitalista, basado, entre otras cosas, en la sobreexplotación de recursos naturales, los ecosistemas del planeta se han visto seriamente amenazados. El reto de revertir esta tendencia es sumamente complejo, pues involucra a la población de todo el mundo, así como a los gobiernos de cada una de las naciones que habitan el planeta. Este reto no puede afrontarse sin la comunicación, ya que resultaría imposible informar sobre el problema a miles de millones de personas y después, organizarlas para transformar el orden de cosas. Este es el telón de fondo de un trabajo de investigación que buscó identificar las características más importantes de la información que publican los llamados diarios de circulación nacional sobre medio ambiente y cambio climático.[1] Una de las conclusiones más importantes de este estudio, es que estos temas ocupan un lugar marginal en la prensa mexicana.

Este trabajo de investigación fue llevado a cabo entre la maestría de Educación Ambiental del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad de Guadalajara y Quid, el observatorio de medios del Departamento de Estudios Socioculturales del ITESO.[2] El ejercicio consistió en analizar el contenido de los cinco diarios de mayor circulación nacional: El Universal, Reforma, Milenio Diario, Excélsior y La Jornada y observar, detenidamente, la información relacionada con el medio ambiente y el cambio climático. Se analizaron las ediciones del 25 de mayo al 16 de junio de 2010, en total fueron 23 días. Es importante señalar que los resultados de la investigación se vieron afectados por dos motivos. El primero es que el 5 de junio es el día mundial del medio ambiente, por lo que normalmente ese día se publican más notas en la prensa. Y el segundo, porque durante el periodo de análisis ocurrió un derrame petrolero en el Golfo de México que acaparó la mirada de la prensa durante varios días. Es probable que sin estas dos condicionantes, los periódicos hubieran publicado menos información sobre el tema en comento.

Los resultados de esta investigación, que se pueden consultar en diversos artículos y reportes, arrojan conclusiones importantes. La primera es que hay una baja presencia del tema del medio ambiente y del cambio climático. Los cinco periódicos estudiados publicaron, en 23 días, 1,621 productos informativos relacionados con el medio ambiente, entre textos, infografías y fotografías, de los cuales solamente 104 tuvieron como tema central el cambio climático. Excélsior fue el que más productos informativos publicó (553, equivalentes al 33%), seguido por Reforma (30%), El Universal (21%) y al final, Milenio Diario (11%)  La Jornada (5%).

En este estudio se encontró que de los 1,621 productos informativos, 811 fueron notas informativas, 615 fotografías, 71 infografías, 54 textos de opinión, 26 reportajes y 20 caricaturas. El resto fueron crónicas, entrevistas o trascendidos. Si al total de productos informativos restamos los gráficos (fotografías, infografías y caricaturas), encontramos que los cinco periódicos publicaron  915 textos. Según diversos análisis de contenido hechos en el observatorio Quid, un periódico mexicano publica, en promedio, 130 textos por día. Esto quiere decir que estos cinco periódicos de circulación nacional dedicaron tan solo 6.1% de sus notas para abordar el tema del medio ambiente.

Sin embargo, este tópico no solo es marginado en cuestión de número de notas publicadas. El tamaño de las notas también es muy pequeño. 67% de las notas ocuparon menos de un cuarto de plana, 23% fueron de un cuarto de plana y solamente 2% merecieron una plana completa. Estos datos evidencian un vicio informativo contemporáneo: el encapsulamiento y descontextualización de la información. En notas pequeñas, de menos de quinientos caracteres (dos párrafos), difícilmente un periodista podrá dar un contexto pertinente, por ejemplo, de las causas del cambio climático.

Además de que es poca la información sobre medio ambiente y cambio climático en la prensa nacional, las características cualitativas tampoco son muy halagüeñas. A través del análisis de contenido se pudo demostrar que son muy pocos los periodistas especializados, pues la mayoría de las notas fueron escritas por distintos reporteros. De todas los productos informativos analizados, 850 fueron elaborados por periodistas o fotorreporteros, equivalentes a 52% del total de la muestra. El 30%, es decir 479 notas, fueron de agencia, mientras que 183 no especificaron su procedencia y 119 fueron firmadas por la redacción. Lo que llama la atención, es que son pocos los reporteros especializados en el tema, pues de los 850 productos elaborados por reporteros, 200 de ellos tuvieron una autoría distinta. Esto quiere decir que, a diferencia de otras secciones del periódico, como la política, la económica o la cultural, hay muy pocos profesionales de la información especializados en el tema del medio ambiente. La consecuencia más importante de esta situación, es que se produce información de baja calidad, descontextualizada y sin la profundidad que le podría dar una persona que cotidianamente está dedicada al tema. Imaginen qué pasaría si el periódico Reforma encargara a sus periodistas más jóvenes e inexpertos, informar a sus lectores sobre la vida de la Bolsa Mexicana de Valores.

Otros rasgos característicos de esta información, es que una buena parte es de carácter internacional y en muchas ocasiones con un tono alarmista. De los 1,621 productos informativos, 42% fueron de temas internacionales, 22% nacionales, 21% locales y 15% regionales. Esto ya ha sido demostrado en estudios previos: la información sobre medio ambiente y desastres naturales tiende a publicarse en la sección internacional, pues esto da una sensación de seguridad a los lectores (y supongo, también a editores y reporteros). Es la seguridad de saber que en España se están quemando cientos de hectáreas de pastizales o que en un país lejano hay un derrame petrolero, pero que en nuestro entorno más próximo todo funciona de maravilla. Esta información es alarmista y llega a tonos amarillistas, pues es común ver noticias o fotografías de gran formato, sobre las desgracias que ocurren lejos de México. Este rasgo no es muy útil para crear una conciencia global sobre el deterioro del medio ambiente, pues lo que genera es una actitud poco solidaria: si a mí no me afecta, para qué tomar cartas en el asunto.

Por último, destacaría que el estudio también documenta que, en general, las notas analizadas sobre medio ambiente y cambio climático tendieron a ser acríticas. La tendencia fue encontrar notas que presentaban información dura sobre un hecho, pero sin explicaciones que profundizaran respecto a sus causas, muchas veces relacionadas con la crisis ambiental global, consecuencia de un modelo de desarrollo y de gestión de los gobiernos contemporáneos.

Los medios de comunicación, a través de la práctica periodística, están llamados a ser una de las herramientas más importantes para revertir las tendencias destructivas de nuestro entorno. La información periodística profesional y crítica puede ser una gran palanca para poner en común los problemas a los que nos enfrentamos y las soluciones que podemos tomar para resolverlos. La información sobre medio ambiente, tendría que ser, a decir de los expertos de la Universidad de Guadalajara que trabajaron en esta investigación, una fuente de información, pero particularmente una dimensión o enfoque que siempre tendría que tener el abordaje periodístico. Así como hay secciones de política, economía o cultura, también tendría que haber una sobre el tema que nos ocupa. O, por otro lado, tendría que ser un abordaje transversal en la investigación periodística. Si se reporta que comenzará la construcción de una carretera, tendría que abordarse cómo fue que se asignó la tarea a tal o cual empresa (dimensión política), cuánto va a costar y cuántos empleos generará (dimensión económica), pero también qué impactos ambientales acarreará esta medida.

Desafortunadamente, no hay señales que indiquen que la cobertura sobre medio ambiente que los diarios mexicanos generan, vaya a cambiar en fechas próximas.

Miscelánea

Hoy, 24 de junio de 2013, comienza a transmitirse un nuevo espacio de noticias en la radio local. Cecilia Márquez encabezará el noticiario vespertino de Noticias MVS Jalisco. Este programa se transmitirá todos los días a través del 101.1 de Frecuencia Modulada, dentro de la programación de EXA FM. Cecilia Márquez también trabaja como conductora de noticias de C7, antes Sistema Jalisciense de Radio y Televisión.


[1] Que en realidad no son diarios de circulación nacional. Son diarios que se editan en la Ciudad de México y que tienen algunos temas que interesan a todo el país. Sin embargo, su circulación en ciudades comunidades fuera de la capital del país, es marginal.

[2] La investigación fue dirigida, en la parte medioambiental por Javier Reyes y Elba Castro, ambos investigadores de la Universidad de Guadalajara y en la parte comunicacional por Juan Larrosa, de la Universidad ITESO. El equipo de investigación, además, estuvo integrado por Nalleli Gabriela Gómez, Sofía Monroy, Mariana Reyes y Ana Álvarez.

 

Este artículo fue publicado el 24 de junio de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

1 comentario

Archivado bajo Calidad de los medios de comunicación, La Jornada, Media Watch, Medios de comunicación masiva, Milenio Diario, Observatorios de medios, Periódicos de México (nacionales), Prensa, QITESO: Análisis Crítico de Medios, Reforma, Sistema de comunicación de México

Los ataques a Mural y a la libertad de expresión

Por Juan S. Larrosa-Fuentes (22 de abril de 2013)

Portada del periódico Mural del 17 de abril de 2013

Portada del periódico Mural del 17 de abril de 2013

En la madrugada del pasado 17 de abril, las instalaciones donde se produce el periódico Mural, del Grupo Reforma, fueron atacadas con dos artefactos explosivos. El primero de ellos fue detonado a las 3:24 horas en el estacionamiento del diario, ubicado en la López Mateos Sur. Un par de minutos después, una granada impactó la puerta de la entrada principal de Mural, que se ubica en la calle de Mariano Otero en la colonia La Calma. Hasta el momento ningún grupo o persona se ha atribuido el ataque y solamente se reportan daños materiales. Esta es la primera agresión que Mural ha sufrido desde que comenzó a circular el 20 de noviembre de 1998. Como antecedente, es importante recordar que El Norte, otro de los diarios de Grupo Reforma y que circula en Monterrey, ha sufrido cuatro ataques a sus instalaciones en los últimos tres años. Las agresiones que afectaron al periódico Mural son inadmisibles y preocupantes, pues atacan a una empresa privada dedicada al periodismo, pero también a toda la sociedad, ya que a través de estos actos de violencia, ponen en entredicho algunos de los derechos fundamentales de los ciudadanos como la libertad de expresión o el derecho a recibir información.

Este tipo de acontecimientos generan una respuesta de repudio generalizada en la opinión pública, en la clase política y el gremio periodístico. Durante la semana pasada, en distintos medios de comunicación se consignó este hecho, diversos analistas retomaron el tema, organizaciones civiles pronunciaron su solidaridad con Mural y una buena cantidad de funcionarios públicos lamentaron los acontecimientos y se dijeron prestos para investigar a fondo y encontrar a los responsables. Ante este panorama, es relevante dar cuenta de algunas generalidades de la historia de Mural y Grupo Reforma, pues no se trata de una empresa periodística cualquiera. Independientemente de que estos periódicos tengan sus admiradores y detractores, es indudable que han sido piezas fundamentales en el desarrollo de la vida pública de nuestro país.

Como se sabe, Mural pertenece a Grupo Reforma, cuyos orígenes se remontan a las primeras décadas del siglo XX, cuando el 2 de abril de 1922, Rodolfo Junco de la Vega Voigt fundó el diario vespertino El Sol, en la ciudad de Monterrey. Este periódico fue el primero de muchos que fundaría a lo largo de las siguientes décadas. Dieciséis años más tarde, el 15 de septiembre de 1938, este mismo empresario decidió poner a circular el matutino El Norte, que a la postre se convertiría en uno de los periódicos más influyentes de México durante el siglo XX (Grupo Reforma, 2012).

Es importante mencionar que El Norte nació de una asociación empresarial entre la familia Junco de la Vega y la familia Garza Sada, dueña de la Cervecería Cuauhtémoc, la cual otorgó financiamiento para mantener en circulación El Sol y para echar a andar El Norte. Este detalle es fundamental para comprender el rol ideológico que desempeñaron estos medios de comunicación, como espacios de difusión de ideas socialcristianas y que generaron un contrapeso a las políticas económicas del presidente Lázaro Cárdenas y, en general, del proyecto económico que se construyó desde la Revolución Mexicana.

El choque de estas familias en contra del Estado mexicano, no solamente se dio desde un plano económico, sino también político. Una de las características del largo periodo en el que el PRI gobernó al país, fue su autoritarismo. Eran pocos los que podían o se atrevían a criticar a la clase política y eran contados los espacios en donde se ejercía el periodismo independiente. Desde Monterrey, El Norte se convirtió en uno de esos espacios y los desencuentros con el gobierno fueron muchos. Un ejemplo de ello fue durante el gobierno del presidente Luis Echeverría, quien molesto por el trabajo de El Norte, ordenó que la Productora e Importadora de Papel (PIPSA), monopolio público para la importación de papel periódico, dejara de suministrar este material al diario regiomontano. El Norte, como pudo, siguió circulando y fue el primero que empezó a importar papel por su propia cuenta y con ello marcó el inicio del fin de uno de los modelos de control que el Estado mexicano tuvo sobre los periódicos, durante buena parte del siglo XX.

A lo largo de los siguientes años, los periódicos de la familia Junco de la Vega tuvieron relevos generacionales en el mando de las empresas y transformaron tecnológicamente sus redacciones. A finales de los ochenta el grupo puso a circular en Monterrey el tabloide policial Metro, que años más tarde aparecería en la Ciudad de México y en Guadalajara. Pero la joya de la corona surgió el 20 de noviembre de 1993, cuando los Junco de la Vega inauguraron el diario Reforma, en la ciudad de México, con una inversión de sesenta millones de dólares. El éxito de Reforma fue muy importante, particularmente porque en un país centralista como México, era prácticamente imposible que un grupo “de provincia” pudiera competir con los periódicos más importantes de la capital. Debido a este éxito, la familia Junco de la Vega se decidió a invertir en Guadalajara y fue así como el 20 de noviembre de 1998 comenzó a circular el diario Mural en la capital del estado de Jalisco.

En Guadalajara Mural inauguró una nueva etapa en el sistema de periódicos, pues marcó la llegada de empresas periodísticas de otras regiones del país y que se asentaron exitosamente en la ciudad. Mural invirtió una buena cantidad de recursos en sus instalaciones y formó a una nueva generación de periodistas, buscó construir una agenda informativa propia y establecer una relación crítica con los poderes públicos. Por supuesto, Mural también ha sido criticado por su concepción periodística excesivamente mercantil, que se advierte en su cobertura de notas policiales o de temas frívolos como la vida social de la ciudad.

No obstante de las críticas que se le puedan hacer a este periódico, es indudable que la historia del Grupo Reforma es fundamental para entender parte de la vida pública del país. Estas empresas fueron defensoras de la libertad de expresión en el México autoritario. Y también lo son ahora, cuando poderes fácticos como el crimen organizado, buscan impedir la libre circulación de las ideas. Por ello, a toda la sociedad nos concierne defender al periódico Mural, así como a cualquier otro medio de comunicación que vea coartada su libertad de expresión.

Si los callan a ellos, nos callan a todos.

Este artículo fue publicado el 22 de abril de 2013 como parte de la columna de opinión “Sistema Autorreferencial” del programa “Señales de Humo”, que se transmite por Radio Universidad de Guadalajara.

1 comentario

Archivado bajo Derecho a la información, Libertad de expresión, Medios de comunicación masiva, Mural, Periódicos de Guadalajara, Prensa, Sistema de comunicación de Guadalajara